23 DE OCTUBRE

San Juan de Capestrano, sacerdote

23 de octubre: Sant Joan de Capistrano, presbítero

Nacido en Capistrano(Abruzos) en el año 1386, recorrió Europa trabajando por la reforma y reunificación de su orden franciscano (lleva el hábito marrón), predicando incansablemente, confesando, pacificando pueblos y promoviendo hospitales. Organizó misiones contra las herejías (lleva una bandera con las siglas IHS) y predicó la cruzada contra los turcos que amenazaban Belgrado (se le representa con un otomano o una luna creciente). Falleció en Ujlak (Hungría) el 23 de octubre de 1456. Canonizado en 1690.

También el 23 de octubre: Dedicación de la Catedral de La Seu d’Urgell

Después del saqueo árabe del 839, que quemó la ciudad de Urgell, se edificaron tres iglesias dedicadas a santa María, san Pedro y san Miguel, con funciones de catedral. Renovadas por el obispo Ermengol, la de Santa María fue consagrada el 23 de octubre de 1040 por su sucesor, el obispo Eribau. En 1116, san Odón comenzó la construcción de la actual catedral románica. La obra avanzó lentamente y en 1175 se empezaron a construir las bóvedas. Permaneció inacabada y ha sido restaurada.

Sant Joan de Capestrano, presbítero de la orden de los Hermanos Menores. Luchó a favor de la disciplina regular y estuvo al servicio de la fe y las costumbres católicas en casi toda Europa. Con sus exhortaciones y oraciones sostuvo el fervor del pueblo fiel. También defendió la libertad de los cristianos. En la localidad de Ujlak, junto al Danubio, en el reino de Hungría, descansó en el Señor (1456).

Santos Servando y Germán, mártires durante la persecución del emperador Diocleciano. Cerca de Gades (ahora Cádiz), en la provincia hispánica de Bética (s. IV).

Sant Teodoreto, presbítero y mártir. Según narra la tradición, fue capturado por Juliano el Apóstata, regente de Oriente. Por persistir en la confesión de la fe cristiana, fue martirizado. En Antioquía, Siria (~ 362).

Conmemoración de san Severino, obispo, digno de alabanza por sus virtudes. En la ciudad de Colonia, en Germania (~ 400).

Conmemoración de san Severino Boecio, mártir, insigne por su ciencia y sus escritos. Cuando estaba encarcelado, compuso un tratado sobre la consolación de la filosofía y sirvió a Dios con fidelidad hasta la muerte que le infligió el rey Teodorico. En Pavía, de la provincia de Lombardía(524).

San Juan, obispo. El papa Gregorio I el Magno lo alabó por sus costumbres, justicia, sabiduría, forma de aconsejar y cuidado de los bienes de la Iglesia. En Siracusa, ciudad de Sicilia (~ 609).

San Román, obispo. Derribó los símbolos de los paganos que aún eran venerados en su ciudad, persuadió a los buenos para mejorar y a los malvados para abandonar su forma de actuar. En Rouen, Neustria (~ 644).

San Benito, presbítero. En la región de Herbauge, cerca de Poitiers, Aquitania, de la Galia (antes del s. IX).

San Ignacio, obispo. Por reprender al césar Bardas por haber repudiado a su legítima esposa, fue objeto de injurias y desterrado. Restituido a su sede por intervención del papa san Nicolás I, descansó en la paz del Señor. En Constantinopla (877).

Santa Etelfleda. Aún adolescente, se consagró al Señor en el monasterio fundado por su padre Etelwod y, elegida abadesa, lo gobernó durante muchos años hasta su muerte. En Rumsey, Inglaterra (s. X).

San Alucio, pacífico hacedor de bien hacia los pobres y peregrinos y liberador de cautivos. En Campugliano, de la Toscana (1134).

Beato Juan Bono, eremita. De joven, abandonó a su madre y vagó por diversas partes de Italia, haciendo malabares y actuando como comediante. A los cuarenta años, a raíz de una enfermedad, prometió a Dios abandonar este mundo para seguir a Cristo y a la Iglesia en el amor y la penitencia. Fundó una congregación donde rigió la Regla de san Agustín. En Mantua, ciudad de Lombardía (1249).

Beato Juan Ángel Porro, presbítero de la orden de los Siervos de María. Cuando era prior del convento, todos los días festivos estaba en la puerta de la iglesia o recorría las calles, reuniendo a los niños y enseñándoles la doctrina cristiana. En Milán, también de Lombardía (1505).

Beato Tomás Thwing, presbítero y mártir. Acusado falsamente de conspiración, por orden del rey Carlos II fue colgado y despedazado. Así, consiguió la palma del martirio. En York, Inglaterra (1680).

Beatas María Clotilde Ángela de San Francisco de Borgia (Clotilde Josefa) Paillot y sus cinco compañeras [1], vírgenes y mártires. Durante la Revolución Francesa, por estar consagradas a Dios fueron condenadas a muerte y, en presencia del pueblo, subieron al cadalso serenamente. En Valenciennes, Francia (1794).

San Pablo Tong Viet Buong, mártir. Cuando era soldado sufrió la muerte por Cristo en tiempos del emperador Minh Mang. En la ciudad de Tho-Duc, en Annam (1833).

Beato Arnoldo (Julio Nicolás) Rèche, hermano del instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Dócil a la acción del Espíritu Santo, se dedicó por completo a la formación de los jóvenes en su condición de maestro, mostrándose asiduo en la oración. En Reims, Francia (1890).

Beatos mártires Ildefonso García y Justinià Cuesta, presbíteros, y Eufrasio de Celis, Honorio Carracedo, Tomás Cuartero y José María Cuartero, religiosos, de la Congregación de la Pasión. Por Cristo y por la Iglesia, fueron fusilados durante la persecución religiosa. En Ciudad Real (1936).

Beato Leonardo Olivera Buera, presbítero y mártir. Durante la persecución religiosa imitó la pasión de Cristo. Así, mereció alcanzar el premio eterno. En la localidad de El Saler, pedanía de la ciudad de Valencia (1936).

Beatos Ambrosio León (Pedro) Lorente Vicente, Florencio Martín (Álvaro) Ibáñez Lázaro y Honorato (Andrés) Zorraquino Herrero, religiosos del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y mártires. Durante la persecución religiosa derramaron su sangre por Cristo. En Benimaclet, barrio de la ciudad de Valencia (1936).

  • Otros: advocaciones marianas, conmemoraciones de congregaciones religiosas, santos y beatos (tradición, costumbres…).
  • Agustinos (MLL): San Guillermo, eremita (1157). Fundador de los Eremitas de San Guillermo, rama de los Eremitas de San Agustín. El Martirologio lo celebra el 10 de febrero; y Beato Juan Bono, religioso.
  • Arzobispado Castrense (Capellanes Castrenses) (F): San Juan de Capestrano, presbítero. Patrón de los capellanes castrenses; Familia Franciscana (MO): San Juan de Capestrano, presbítero.
  • Brígidas (F): Beatas Ana y Francisca, mártires.
  • Hermanos de las Escuelas Cristianas (MLL): Beato Arnaldo Rèche, religioso.
  • Orden de Predicadores (MLL) (en las iglesias consagradas cuya fecha se desconoce): San Juan Pablo II, papa.
  • Trinitarios (F): Santísimo Redentor.
  • Urgell: Dedicación de la iglesia-catedral. En la iglesia-catedral (S). En la ciudad de La Seu d’Urgell y en la diócesis (F).
  • Rito hispanomozárabe: Santos Servando y Germán, mártires.

[1] Sus nombres son: beatas María Escolástica Josefa de San Jacobo (María Margarita Josefa) Leroux y María Córdula Josefa de Santo Domingo (Juana Ludovica) Barré, de la Orden de las Ursulinas; Josefina (Ana Josefa) Leroux, de la Orden de las Clarisas; María Francisca (María Lievina) Lacroix y Ana Maria (María Augustina) Erraux, de la Orden de Santa Brigida. († 1794)

 

En octubre, echa la semilla y cubre

En octubre, echa la semilla y cubre