23 DE NOVIEMBRE

San Clemente I, papa y mártir

San Clemente I, papa y mártir

Según san Ireneo, fue el tercer sucesor de san Pedro en Roma (92-101) y fue testigo de la tradición apostólica. Es autor del primer documento papal que nos ha llegado: una carta a los cristianos de Corinto donde exhorta a la unidad de la comunidad en un momento en el que graves disensiones le amenazan: «Tú, Señor, creaste la tierra, eres justo en tus juicios, sabio en la creación, misericordioso y compasivo; perdónanos nuestras faltas y negligencias». San Cirilo, apóstol de los eslavos, creyó encontrar sus reliquias y las llevó a Roma.

También el día 23 de noviembre: San Columba, abad

En los inicios de la Edad Media, Irlanda era uno de los pocos lugares de Europa occidental que no había sido invadido por los pueblos germánicos. Esta estabilidad permitió que desde la isla salieran numerosos monjes a predicar en el continente y fundar monasterios. Uno de esos misioneros fue Columbano (~545-615). Perteneciente a la nobleza celta irlandesa, entró en el monasterio de Bangor. Junto a otros hermanos de comunidad, predicó por el centro de Europa, fundando monasterios (Luxeuil y Bobbio). Fue el introductor de la confesión individual. Murió en 615 en el monasterio de Bobbio (norte de Italia).

  1. San Clemente I, papa y mártir, tercer sucesor del apóstol san Pedro, que en el pastoreo de la Iglesia romana escribió una espléndida carta a los corintios para consolidar entre ellos los vínculos de la paz y la concordia. Hoy se celebra el sepelio de su cuerpo en Roma (s. I).
  2. San Columbano de Luxeuil y de Bobbio, abad, irlandés de nacimiento, que por Cristo se hizo peregrino para evangelizar a los pueblos de las Galias. Fundó, entre otros, el monasterio de Luxeuil, que él mismo gobernó con estricta disciplina; obligado después a exiliarse, atravesó los Alpes y construyó el cenobio de Bobbio, Liguria, célebre por su disciplina y estudios, donde durmió en la paz, lleno de méritos hacia la Iglesia. Su cuerpo recibió sepultura ese día (615).
  3. Santa Felicidad, mártir. En Roma, en el cementerio de Máximo de la vía Salaria Nueva (fecha incierta).
  4. Santa Mustíola, mártir. Cerca de Chiusi, Toscana (fecha incierta).
  5. San Sisinio, obispo y mártir, que, según la tradición, tras sufrir muchos tormentos, le mataron de un espadazo durante la persecución del emperador Diocleciano. En Cícico, Helesponto (325).
  6. Conmemoración de san Clemente, que figura como primer obispo de la ciudad de Metz. En Metz, Galia Bélgica (s. IV).
  7. Santa Lucrecia, mártir. En Mérida, Lusitania (306). San Anfiloquio, obispo, que fue compañero en el desierto de los santos Basilio y Gregorio Nazianceno y condiscípulo al episcopado. Fue ilustre por la santidad y la doctrina, entabló muchas batallas en favor de la fe católica. En Iconio, Licaonia (395).
  8. San Severino, que, recluido en una celda, se dedicó a la divina contemplación. En París, ciudad de la Galia Celta (s. VI).
  9. San Gregorio, obispo, que explicó los libros sagrados para esclarecer a la gente del pueblo las cosas de difícil comprensión. En Agrigento, Sicilia (638).
  10. San Trudón, presbítero, que dio todos sus bienes a la Iglesia de Metz y edificó un monasterio, donde congregó a sus discípulos. En Sarquinium (ahora Saint-Trond), de Brabante, Australia (695).
  11. Beata Margarita de Saboya, que, al quedar viuda, se entregó a Dios en el monasterio de religiosas de la orden de los Predicadores, que ella misma había fundado. En Alba, Piamonte (1464).
  12. Santa Cecilia Yu So-sa, mártir, que siendo viuda, por odio a la fe, la despojaron de sus bienes, la encarcelaron, fue interrogada hasta doce veces, y casi octogenaria, fue atormentada de tal modo con azotes que murió en prisión. En Seúl, Corea (1839).
  13. Beato Miguel Agustín Pro, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que en la cruel persecución contra la Iglesia, como si fuera un facineroso, le condenaron sin juicio a la pena capital, logrando así el martirio que tan ardientemente deseaba . En la ciudad de Guadalupe, en el territorio de Zacatecas, México (1927).
  14. Beata Maria Cecilia (María Felicidad) Cendoya y Araquistain, virgen, de la orden de la Visitación de Santa María, y mártir, que en la gran persecución, al ver que sus hermanas habían sido capturadas, la misma noche se entregó espontáneamente a los milicianos y, junto a sus hermanas, confirmó el testimonio de su fe con el supremo sacrificio de la vida. En Madrid (1936).
  • Otros: advocaciones marianas, conmemoraciones de congregaciones religiosas, santos y beatos (tradición, costumbre…).
  • Cistercienses: San Clemente I, papa y mártir (siglo I) y San Columba, abad (615).
  • Compañía de Jesús: Beato Miquel Agustí Pro, presbítero y mártir (1927).
  • Familia Franciscana: Conmemoración de todos los difuntos de la Orden.
  • Operarios Diocesanos: Conmemoración de los sacerdotes, parientes y benefactores difuntos.
  • Rito hispano-mosárabe: San Clemente I, papa y mártir.

De novembre enllà, agafa la manta i no la deixis anar.

 

De novembre enllà, agafa la manta i no la deixis anar.