23 DE JUNIO

Nacimiento de San Juan Bautista

Solemnidad situada seis meses antes de Navidad (Lc 1,36) y tres meses después de la Anunciación: celebramos el nacimiento del Precursor, el «testigo de la Luz-Cristo… para que por él todos llegaran a la fe» (Jn 1,7-8). La concepción del Bautista, en el solsticio de otoño, y su nacimiento, en el de verano, cuando los días ya comienzan a acortarse, es interpretada por san Agustín como una confirmación cósmica de las palabras de Juan: «Él ha de crecer y yo tengo que menguar» (Jn 3,30). Fiesta de mucha tradición en los Països Catalans. Es patrón de las diócesis de Lleida y Vic y patrón principal de la diócesis de Perpiñán-Elna. Tiene una estatua en la girola de la catedral de Barcelona. «El Bautista llega al corazón de la gente» (Para Francesc, Homilía, 24.06.2014).

HISTORIA DE LA FESTA

  • Siglo IV, medios: Dedicación de una cripta en Sebaste (Samaria) donde se venera a su jefe.
  • Siglo IV-V: San Agustín (354-430) ya encuentra establecida la fiesta del 24 de junio en la Iglesia africana. Los bizantinos, por el contrario, lo celebran el 7 de enero.
  • Siglo V: Veneración en Jerusalén y en muchas iglesias de Oriente.
  • Siglo VI: En Roma se celebra con el título de “Degollación de San Juan Bautista” o de “Passio” del Bautista.
  • ~ Siglo VI: El Sacramentario Leoniano (Veronés) conoce ya una víspera.
  • 1965: La reforma litúrgica después del concilio Vaticano II conserva la víspera litúrgica. Popularmente se celebra al coincidir con el solsticio de verano.

También celebramos la fiesta de San Juan Fisher, obispo y mártir y Santo Tomás Moro, mártir.

Amigos y hombres de gran cultura, ambos fueron condenados a muerte por el rey Enrique VIII, por haberse negado a reconocer la disolución del matrimonio real. Juan Fischer (1469-1535) fue profesor en Cambridge y obispo de Rochester. Tomás Moro (1477-1535), padre de familia, literato (“Utopía”), y el primer laico canciller del reino.

De Tomás, muy bromista, se explica que en el patíbulo pidió a su verdugo que le ayudara a subir, «porque para bajar ya se las arreglaría solo». En el momento de cortarle la cabeza procuró ponerse bien la barba, ya que “ésta no había ofendido a su majestad y no merece ser cortada”. Celebrados el 22 de junio en el Santoral, en la archidiócesis de Barcelona se celebran al día siguiente de San Paulino.

Hasta San Juan todo vino es rabadán.

Hasta San Juan todo vino es rabadán.