2 DE DICIEMBRE

Beata María Ángela Astorch, abadesa

Esta beata de la nobleza barcelonesa entró de jovencita en el monasterio de capuchinas de Santa Margarita la Real, fundado hacía poco tiempo. Hija de libreros, pronto demostró un gran interés por el latín, los escritos de los Padres y la Sagrada Escritura. Fue nombrada maestra de novicias y más tarde, junto con otras hermanas, fundó una comunidad nueva en Zaragoza, de la que terminó siendo abadesa.

Pasados ​​los años, María Ángeles abrirá una nueva fundación en Murcia, donde acabará sus días (1665). Dejó una numerosa obra escrita sobre liturgia, espiritualidad y también autobiográfica rellena de amor a la Palabra de Dios. Fue beatificada por Juan Pablo II en 1982.