19 DE OCTUBRE

San Pedro de Alcántara, sacerdote

Día 19 de octubre: San Pedro de Alcántara, presbítero

Juan de Sanabria nació en Alcántara en 1499. Era hijo del licenciado Alonso Garavito y de María Vilela de Sanabria. Tuvo siete hermanos. Después de estudiar en el seminario de Salamanca, a los 16 años ingresó en el convento franciscano de Los Majaretes y allí cambió su nombre por el de Pedro. Reformó la orden franciscana en España y aconsejó a Santa Teresa de Ávila en la reforma carmelita. Era muy austero consigo mismo («el cuerpo, que descanse en el cielo») y flexible con los demás. Murió en 1562 y fue canonizado en 1669.

También el 19 de octubre: San Juan de Brébeuf y San Isaac Jogues, presbíteros y compañeros mártires.

Juan de Brébeuf e Isaac Jogues eran dos jesuitas franceses que, junto con otros seis compañeros, llegaron a Quebec en 1625. En 1632, las autoridades francesas firmaron el Tratado de Saint-Germian-en-Laye para evangelizar sistemáticamente esas tierras coloniales. Su método de evangelización consistía en integrarse plenamente en la vida de las tribus y lograr algunas conversiones. Cuando los iroqueses, aliados de los ingleses, derrotaron a los hurones, que tenían el apoyo francés, los jesuitas se negaron a abandonar a los vencidos y fueron capturados y torturados hasta la muerte por los vencedores entre los años 1642 y 1649. Fueron canonizados en 1930.

También el 19 de octubre: San Pablo de la Cruz, presbítero

Pablo de la Cruz (1694-1775) era hijo de una familia de comerciantes del norte de Italia que empobreció. Cuando tenía unos veinte años, tuvo una experiencia profunda de conversión en la que Cristo lo llamaba a una vida de oración y renuncia. Viviendo retirado del mundo durante un tiempo y con el apoyo del obispo, escribió una regla de vida comunitaria, que sería la semilla de los Pasionistas, aprobados en 1769: «Acercaos, por tanto, a Jesucristo crucificado y no deseéis otra cosa sino que todos hagan en todo su voluntad» (Carta). Fue canonizado por Pío IX en 1867.

En Terrassa: 19 de octubre: Nuestra Señora de la Salud, patrona de la diócesis

A finales del siglo XVII, en las afueras de Sabadell, en la llamada Sierra de San Iscle, comenzó a venerarse la imagen de Nuestra Señora de la Salud. En 1882 se inauguró el actual santuario, completado con el campanario (1907) y el camarín (1928) y reconstruido por completo después de los graves daños sufridos en 1936. Cuando se erigió la nueva diócesis de Terrassa, Nuestra Señora bajo la advocación de la Salud fue proclamada patrona de la diócesis en 2008. La fecha de hoy corresponde a la coronación canónica de la imagen, el 19 de octubre de 1947.

  1. San Pedro de Alcántara, presbítero de la orden de los Hermanos Menores. Dotado con el don del consejo y una vida penitente y austera, reformó la disciplina regular en los conventos de la orden en España y fue consejero de Santa Teresa de Jesús en su obra reformadora de la orden de los Frailes Carmelitas. En la villa de Arenas, en la región española de Castilla (1562).
  2. San Juan de Brébeuf y San Isaac Jogues, presbíteros, y compañeros de la Compañía de Jesús, en el día en que San Juan de la Lande, religioso (en Canadá: 26 de septiembre), fue asesinado por los paganos en el lugar llamado Ossemenon, entonces en territorio de Canadá (ahora Auriesville, estado de Nueva York), el mismo lugar donde algunos años antes había conseguido la corona del martirio San Renato Goupil. Se venera conjuntamente con sus santos compañeros Gabriel Lalemant, Antonio Daniel, Carlos Garnier y Natal Chabanel, que en la región canadiense, en diferentes fechas, después de fatigas en la misión del pueblo hurón para anunciar el Evangelio de Cristo a esas tribus, murieron mártires (1642-1649).
  3. San Pablo de la Cruz, presbítero, que desde su juventud se destacó por su vida penitente, su celo ardiente y su singular caridad hacia Cristo crucificado, a quien veía en los pobres y enfermos. Fundó la Congregación de los Clérigos Regulares de la Cruz y de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, y murió el dieciocho de octubre (1775).
  4. Conmemoración de San Joel, profeta, que anunció el gran día del Señor y el misterio de la efusión del Espíritu sobre toda criatura, lo cual Dios se dignó llevar a su pleno cumplimiento en la persona de Cristo el día de Pentecostés (s. IV a.C.).
  5. Conmemoración de los santos Ptolomeo, Lucio y otro compañero. Según relata San Justino, siendo cristianos honestos, por haber reprendido las costumbres licenciosas y la injusticia en los juicios, fueron condenados a muerte en tiempos del emperador Antonino Pío y el prefecto Lolo Urbico. En Roma (~ 160).
  6. San Asterio, mártir. En Óstia Tiberina (~ s. III).
  7. Conmemoración de los santos Sabiniano y Potenciano, considerados como los dos primeros pastores de esa ciudad que completaron su confesión de fe con el martirio. En la ciudad de Sens, en la Galia Celta (~ s. IV).
  8. San Varo, soldado. Bajo el emperador Maximiano, visitó y ayudó a seis santos ermitaños prisioneros. Como sabía que un séptimo había muerto en el desierto, quiso ocupar su lugar, y con ellos, después de varios tormentos, adquirió la palma del martirio. En Egipto (307).
  9. Conmemoración de San Grato, obispo. En tiempos de Alarico, rey arriano de los godos, participó en el Concilio de Agde para restaurar la Iglesia en esa región de la Galia. En la ciudad de Oléron, cerca de los Pirineos, en Aquitania (~ 506).
  10. San Etbino, monje, que llevó una vida solitaria. En Bretaña Menor (s. VI).
  11. San Verano, obispo, que gozaba de gran autoridad, especialmente por las curaciones de enfermos. En la ciudad de Caivallon, en Provenza (s. VI).
  12. San Aquilino, obispo, del cual la tradición dice que era soldado y que practicaba buenas obras, y que, con el consentimiento de su esposa, hizo voto de continencia y fue elegido obispo. En Evreux, también en la Galia (~ 690).
  13. Santa Frideswida, virgen, que, siendo de estirpe real, fue elegida abadesa de un monasterio doble de monjes y monjas. En Oxford, Inglaterra (1257).
  14. Beato Tomás Hélye, presbítero, que pasaba los días en el ejercicio de su ministerio y las noches las dedicaba a la oración y la penitencia. En Biville, cerca de Cherbourg, en Normandía (1595).
  15. San Felipe Howard, mártir. Siendo conde de Arundel y padre de familia, perdió el favor de la reina Isabel I por haber abrazado la religión católica, a causa de lo cual fue encarcelado y llevó una vida de oración y penitencia, en la pobreza y en las pruebas, hasta que consiguió la corona del martirio. En Londres, Inglaterra (1633).
  16. Santos mártires Lucas Alfonso Gorda, presbítero, y Mateo Kohioye, religioso, ambos de la orden de los Predicadores. El primero trabajó anteriormente en las Islas Filipinas y luego pasó a Japón, donde fue ardiente ministro del Evangelio durante diez años, y el segundo, de dieciocho años de edad, fue su compañero para propagar y testimoniar la fe cristiana. En Nagasaki, Japón (1634).

  • Otros: advocaciones marianas, conmemoraciones de congregaciones religiosas, santos y beatos (tradición, costumbres…).
  • Compañía de Jesús (MO): San Juan de Brébeuf, Isaac Jogues, presbíteros, y compañeros, mártires.
  • Familia Franciscana (MO): San Pedro de Alcántara, presbítero.
  • Oblatas del Santísimo Redentor (S): Santísimo Redentor.
  • Orden de Predicadores (MLL): Beata Inés de Jesús Galand, virgen.
  • Pasionistas (S): Nuestro Padre San Pablo de la Cruz, presbítero. Fundador de la Congregación de la Pasión de Jesucristo.
  • Terrassa (S): Nuestra Señora de la Salud. Patrona de la diócesis.

 

Por San Lucas, echa tus yuntas, mojadas o enjutas

Por San Lucas, echa tus yuntas, mojadas o enjutas