19 DE JUNIO

San Romualdo, obispo

Romualdo (951-1027), el padre de los monjes benedictinos camaldulenses, se caracterizó por una tendencia a la soledad. Acompañó San Pedro Ursèol al monasterio pirenaico de Sant Miquel de Cuixà y en ese período se aprecia una tendencia hacia el eremitismo en la abadía catalana. De regreso a Italia, se dedicó a reformar ermitas y monasterios y funda Camaldoli, en el norte de Arezzo. Murió el 1027 en la ermita de Val di Castro, después de haber rechazado la abadía de San Apolo Linar in Classe.

Para conocer más sus sentimientos, San Pedro Damián explica de él que, tras haber pillado un ladrón en el monasterio, dijo a los monjes: «¡Yo también ignoro qué podemos hacer a un hombre tan malo! ¿Arrancarle los ojos? Pero no verá. ¿Cortarle la mano? Pero no trabajará más. Si le cortamos un pie, no podrá caminar. Hacedlo entrar y darle comida; durante este tiempo ya discutiremos para saber qué hay que hacerle» (Vida).