19 DE DICIEMBRE

Beata Bogumila Noiszewska, mártir

En pleno exterminio de la población judía por parte del nazismo, muchos católicos se dedicaron en cuerpo y alma a salvar a los perseguidos. Bogumila Noiszewska (1885-1942), de familia polaca, nació en el actual territorio de Lituania, entonces bajo dominio del imperio ruso. Desde muy joven sintió la llamada a la vida religiosa y entró en las Hermanas de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, una congregación lituana dedicada a la educación, el cuidado de los enfermos y la atención a los pobres.

Siempre se distinguió por el carácter afable y entregado. La invasión nazi durante la Segunda Guerra Mundial la sorprendió en la población polaca de Slonim, donde hacía de profesora y médica. Ante la persecución de la población judía, ella y otra compañera se dedicaron a ocultar todas las familias judías que pudieron. Descubiertas por las autoridades nazis, fueron encarceladas y ejecutadas al poco. Fue beatificada en 1999 por Juan Pablo II.