18 DE FEBRERO

Santa Gertrudis Comensoli, virgen

Nacida en Bienno (norte de Italia) en 1847, Gertrudis era de familia pobre. Su atracción por el Santísimo Sacramento era tanta que cuando sólo tenía seis años, se coló entre la hilera de comulgantes, y logró recibir la comunión. De joven se le despertó la vocación religiosa y entró en la sociedad de santa Ángela Merici. Pero en 1882, Gertrudis, con la ayuda del beato sacerdote Francesco Spinelli, fundó el instituto de las Hermanas Adoratrices, dedicadas a la educación.

Todo parecía ir bastante bien hasta que pocos años más tarde el instituto fue declarado en quiebra económica y los dos fundadores se separaron, cada uno seguido por un grupo diferente de hermanas. Después de esta crisis, que estuvo a punto de hacer desaparecer toda la obra, Gertrudis y sus compañeras se instalaron en la ciudad de Bérgamo, cerca de Milán, donde tomaron el nombre de Hermanas Sacramentinas de Bérgamo. Las vocaciones aumentaron y la fundadora pudo ver cómo se abrían nuevas casas y escuelas por todo el norte de Italia.

Hoy son más de ochocientas repartidas por Europa, Asia, África y América. Murió en Bérgamo en 1903 y el Papa Benedicto XVI la canonizó en 2009.