18 DE DICIEMBRE

Virgen de la Esperanza

► Las cuatro semanas de Adviento, la Iglesia las dedica a prepararse para celebrar dignamente el Nacimiento del Salvador, pero la última semana lo hace de una manera especial. Se ha llegado a llamar la «Semana Santa de Adviento». Los evangelios subrayan fuertemente esta preparación de la Navidad, pero también las «antífonas mayores» que acompañan el «Magnificat», el canto de Vísperas. Atribuidas al papa St. Gregorio Magno (~ 540-604), en el siglo XI ya se empezaban a cantar a partir de la fiesta de St. Nicolás (6 de diciembre) hasta la víspera de Navidad. Finalmente, la liturgia las reservó para la última semana antes de Navidad.

► Las antífonas subrayan la expectación de esta Esperanza que se cumplirá en Navidad. Es por ello que, en estos días, se celebra la Virgen de la Esperanza, llamada también de la Expectación del Parto de la Santísima Virgen. La advocación también se llama «Virgen de la O», por razón de las antífonas de vísperas que empiezan todas por la letra O y por medio de las cuales la Iglesia manifiesta sus fervientes deseos de ver el nacimiento del Salvador:

O Sapientia: Oh Sabiduría del Altísimo…, ven a enseñarnos el camino de la prudencia.

O Adonai: Oh Señor, jefe de la casa de Israel…, venga a redimirnos con el poder de su brazo.

O radix Jesse: Oh rebrote de Jesé…, ven a liberarnos, no tardes.

O Clavis David: Oh llave de David y cetro de la casa de Israel…, venid, retire de la prisión los encadenados que viven en tinieblas y en sombra de la muerte.

O Oriens splendor: Oh Oriente, esplendor de la luz eterna…, ven, ilumina a los que viven en tinieblas y en el país tenebroso.

O Rex gentium: Oh Rey y Deseado de las naciones…, viene a salvar al hombre dispositivo que haya formar del barro.

Y finalmente, O Emmanuel: Oh Emmanuel, rey y legislador nuestro…, ven a salvarnos, Señor Dios nuestros.