13 DE SEPTIEMBRE

San Juan Crisóstomo, obispo y doctor de la Iglesia

Una colmena con abejas (todos lo quería escuchar), un pergamino y vestido de obispo son los atributos de este patriarca de Constantinopla (397). Todo se aclara sabiendo el significado de «Crisóstomo»: «boca de oro», Juan necesitó mucha elocuencia para predicar contra el lujo y los vicios de la emperatriz Eudoxia, y defender los derechos de los pobres.

Todo ello, le llevó al exilio dos veces, donde murió (407): «Las olas son numerosas y el temporal empieza a bramar, pero no tememos ser sumergidos: estamos de pie sobre la roca. Que las olas se produzcan, no podrán engullir la barca de Jesús» (Homilía antes de exiliarse). Sus últimas palabras fueron: «Gloria a Dios por todo. Amén ».