12 DE FEBRERO

Santa Eulalia, virgen y mártir

 

 

Una tradición barcelonesa muy tardía habla de la intrepidez de una niña de 13 años que habló muy bien (Eu-Lalia=la bien hablada), testimoniando su fe al pretorio de la Barcino romana (año 304), sufriendo tantos martirios como años tenía: «Gracias te doy, Señor, porque veo muy cerca aquel que tanto deseo… Tengo puesta en Él toda mi confianza… aquel al que invoco está a mi lado (ante Daciano)». Su culto fue muy vivo en la época visigótica, y el obispo Quirico le dedica un himno (630). Tras la invasión sarracena, el obispo Frodoino reencontró sus reliquias, que ahora se conservan en la cripta de la catedral de Barcelona. Es cotitular de la Santa Iglesia Basílica Catedral.

► Situada bajo el presbiterio de la catedral gótica de Barcelona se encuentra la Cripta de Santa Eulalia. En el mismo emplazamiento que la cripta románica, su construcción data de principios del siglo XIV por Jaume Fabre, siendo obispo Ponç de Gualba. Terminada en 1326, los restos de la santa se depositaron el 1339 en el sepulcro de alabastro del escultor pisano, Lupo di Francesco. En la pared del fondo se guarda el antiguo sepulcro del siglo IX, con la inscripción del año 877: «Aquí reposa Santa Eulalia mártir de Cristo, que sufrió en la ciudad de Barcelona, ​​bajo el imperio de Daciano el día segundo de los idus de febrero, y fue encontrada por el obispo Frodoino con su clero, en la iglesia de Santa María de las Arenas [del Mar] de las calendas de noviembre. A Dios gracias».