11 DE MARZO

San Sofronio

Quizás natural de Damasco (550), tras conocer varios monasterios en Palestina hizo estancia en el de San Teodosio (cerca de Jerusalén). Pero no se quedó; tras recorrer Egipto, Antioquia, Alejandría y Roma fue nombrado obispo de Jerusalén (633-634). Gracias a su lucha contra la doctrina monoteleta (dos naturalezas, en Cristo, la humana y la divina, pero una única voluntad), el III Concilio de Constantinopla (680-681) sancionó las dos voluntades en Cristo, y, si bien no pudo evitar que Jerusalén cayera definitivamente en manos de los musulmanes (638), sí negoció que la población cristiana y los santuarios fueran respetados.

Murió el 11 de marzo del año siguiente, habiendo exhortado a los cristianos a permanecer firmes en su fe.