1 DE MARZO

San Rosendo, obispo

Nacido el 907 de unos condes, que lo confiaron a su tío, obispo de Mondoñedo, para que lo educara. El joven despuntó rápidamente, y cuando el tío murió, le sucedió en el cargo a pesar de no tener más de veinte años. Como obispo, reavivó la fe del pueblo, reformó una Iglesia que se había apartado de los principios evangélicos y fundó varios monasterios.

También trabajó para mantener la paz social en Galicia y el norte de Portugal, territorios entonces amenazados por los ataques de los vikingos por el norte y los musulmanes por el sur. Una vez reformada la vida eclesial y pacificada toda la región, se retiró en unos de los monasterios benedictinos que había fundado, San Salvador de Celanova (Ourense), del que acabó siendo abad (959). Durante la vida monacal continuó ayudando a su tierra siempre que se le pedía, ya fuera aconsejando o poniendo paz en varios conflictos. Murió el 1 de marzo de 977 en Celanova. Canonizado en 1115 por Celestino III.