Comunicado en respuesta a una información publicada por el diario ‘El País’

10 junio, 2024 - 
Església de Barcelona

En relación a la información publicada en el diario El País el pasado sábado 8 de junio, en la que se hacía referencia a un caso de abusos sexuales a menores, desde el Arzobispado de Barcelona queremos exponer lo siguiente:

  1. El Sr. Aurelio Álvarez, víctima de abusos sexuales, presentó su denuncia el 28 de marzo de 2023 por unos hechos ocurridos a mediados de los años 70 contra Mn. Josep Mariné Jorba, párroco de la parroquia de San Félix Africano, de Barcelona, fallecido en el año 2010.
  2. En el mismo momento en que el Sr. Aurelio Álvarez presenta la denuncia, desde el Arzobispado de Barcelona se le ofreció atención psicológica y espiritual. En un primer momento, es el propio Arzobispado quien contrata a una psicóloga. Más tarde, y a requerimiento de la víctima, se deriva el caso a una psicóloga que él mismo escoge, y se sigue asumiendo el coste íntegro del tratamiento.
  3. Tras la investigación necesaria, en el mes de abril de 2023, el Tribunal Eclesiástico de Barcelona remite un exhorto al Tribunal Eclesiástico de Cartagena (Murcia) para tomar declaración como testigo a Mn. Pere Muñoz, vicario de la parroquia de San Félix Africano en el momento de los hechos, ya que en 2023, Mn. Pere Muñoz residía en una localidad de la diócesis de Cartagena.
  4. Pere Muñoz, de 95 años de edad, manifiesta expresamente en su declaración que nunca vio nada, pero sí sabía que en las reuniones habituales del párroco con algunos de los niños de la parroquia, podía suceder algo irregular. A pesar de todo, nunca lo denunció a sus superiores. Igualmente explica la existencia de otro sacerdote externo a la parroquia, de quien no recordaba el nombre, que también intervenía. Aunque la víctima, el Sr. Aurelio Álvarez, dice que hay más víctimas, y que también se desprende de la declaración de Mn. Pere Muñoz, no hay ninguna otra denuncia aparte de la del Sr. Aurelio Álvarez.
  5. Cuando la declaración de Mn. Pere Muñoz llega al Arzobispado de Barcelona, el cardenal Juan José Omella ordena que se abran diligencias para determinar las responsabilidades que se puedan derivar.
  6. Aunque el encubrimiento no estaba previsto en el Derecho canónico aplicable a la época de los hechos, se considera que con su silencio había perjudicado gravemente a las víctimas, que la infracción era grave y que era necesaria una reparación.
  7. El 14 de diciembre de 2023 se dicta el decreto y se resuelve imponer a Mn. Pere Muñoz el remedio penal de reprensión acompañado de penitencia. Esta penitencia consistía en que él mismo pidiera perdón por su omisión a través de un escrito dirigido al Sr. Aurelio Álvarez.
  8. Desde el Arzobispado de Barcelona se ha hecho el seguimiento sobre el cumplimiento de este decreto. Con todo, la avanzada edad y la enfermedad de Mn. Pere Muñoz impidieron la formalización por escrito del perdón al Sr. Aurelio Álvarez.
  9. El 14 de mayo de 2024, desde la diócesis de Cartagena nos informan del fallecimiento de Mn. Pere Muñoz, y lo comunicamos a través de un correo electrónico al Sr. Aurelio Álvarez. En este correo, le transmitimos, en nombre de Mn. Pere Muñoz, el perdón que el difunto no tuvo tiempo de formalizar por escrito.
  10. El Sr. Aurelio Álvarez nos pide conocer exactamente qué declaró Mn. Pere Muñoz, y el 24 de mayo de 2024, fruto del absoluto compromiso con la transparencia por parte del Arzobispado de Barcelona, se le facilita la lectura de la declaración íntegra de Mn. Pere Muñoz. El Sr. Aurelio Álvarez nos manifiesta su agradecimiento por haber podido leer este documento. La comunicación con el Sr. Aurelio Álvarez ha sido fluida a lo largo de este año, tanto telefónicamente como por correo electrónico.
  11. Finalmente, queremos afirmar nuevamente que estamos a la absoluta disposición del Sr. Aurelio Álvarez con el objetivo de que pueda reparar la profunda herida personal y espiritual que le provocó el abuso sexual que sufrió. Al mismo tiempo, reiteramos nuestra solicitud de perdón ante todas las posibles víctimas y las animamos a que comparezcan ante el Arzobispado de Barcelona y presenten su denuncia.