Cultural

Los espacios de culto son espacios para observar, para disfrutar, para contemplar; pero también son espacios de oración, de recogimiento y, sobre todo, de servicio al Pueblo de Dios. Lugares donde encontrarnos con el Señor y donde sentir su presencia de cerca.

En cuanto a nuestra archidiócesis, cerca del 50% del presupuesto está destinado a la conservación y mantenimiento de edificios. Son unos 20 millones de euros que sirven tanto para dignificar los espacios de culto y patrimoniales como para ofrecer espacios de atención y ayuda a quien lo necesita.

Si hacemos un recorrido por los diferentes pueblos y ciudades de nuestra archidiócesis, encontraremos, seguramente, una iglesia, un monasterio o una catedral que marcan el pasado y el presente de aquel municipio y que nos recuerdan de dónde procedemos.