P. Joan Mayol: «Montserrat quiere seguir siendo un hogar de espiritualidad y de humanidad»

Entrevista al rector del Santuario de Santa María de Montserrat con motivo del 75 aniversario de las fiestas de la entronización de la imagen de la Virgen de Montserrat

El miércoles, 27 de abril, se celebra el 75 aniversario de las fiestas de la entronización de la imagen de la Virgen de Montserrat, que marcaron decididamente el comienzo de un despertar religioso y cívico de Cataluña. «Montserrat apareció más que nunca como referente espiritual, cultural y social en Cataluña, capaz de impulsar todo tipo de propuestas en favor de la cultura y de la lengua del país», afirma el párroco del Santuario de Santa María de Montserrat, el P. Juan M. Mayol, OSB

¿Qué supuso la entronización de la Imagen?

Se revitalizaron las peregrinaciones y la Cofradía de la Virgen, se reanudó de nuevo el Velatorio de Santa María en la víspera de su fiesta y la ofrenda de las tradicionales lámparas votivas. En el ámbito social, se estuvo atento a todo el pensamiento renovador en una sociedad que empezaba a forjar caminos de libertad pensando en una transición democrática. La ofrenda del trono fue un signo de fraternidad en aquellos momentos en que la sociedad catalana estaba rasgada por la posguerra; por eso, con razón, esta ofrenda a la Virgen se llamó el “Tron de la Reconciliación”.

¿Cómo debemos celebrar hoy la fiesta?

El 27 de abril de 1947, Cataluña se subió a Montserrat, dice alguna crónica de la época. Este año, Montserrat querría llegar a toda Cataluña por medio de la devoción popular que reflejan las imágenes, los altares y las capillas que la Moreneta tiene en todo el país. Por eso, invitamos a conmemorar este hecho como un homenaje a aquella generación que hizo posible aquella reanudación religiosa y social, a fin de renovar los vínculos con el Santuario, y los lazos de fraternidad de los catalanes.

¿Hacia dónde camina hoy Montserrat?

Montserrat quiere seguir siendo un hogar de espiritualidad y de humanidad, un lugar de encuentro donde todo el mundo pueda sentirse en casa como hermanos y hermanas de todos los que viven y trabajan en este país. La vocación de acogida que Montserrat ofrece a todos quiere seguir haciendo posible este ir tejiendo una red de relaciones humanas. Este trabajo humano y espiritual debe ayudar a tomar conciencia, tanto de los retos que toda sociedad en proceso de cambio tiene planteados, como de los valores comunes que pueden ayudar a vivir estos cambios con mejor acierto.
Entrevista realizada por Òscar Bardají y Martín para la Full Dominical del 24 de abril.
¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...