Montserrat presenta su Milenario

El lema, Ora lege labora rege te ipsum in communitate, está basado en cinco puntos y expresa lo que puede aportar el monaquismo benedictino a la sociedad y al mundo contemporáneo

El Monasterio de Montserrat ha presentado su Milenario. El Padre Abad Manel Gasch ha dado a conocer los objetivos, los ámbitos en los que se englobarán las actividades previstas y ha agradecido el apoyo de personas, entidades e instituciones que han colaborado y que colaborarán en la celebración del Milenario, la mayoría de las cuales representadas en un acto que ha tenido lugar en la Sala Montserrat segle XIV, del Museo de Montserrat.

Durante los 15 meses de celebraciones del Milenario tendrán lugar más de 1.000 actividades, que se agrupan en cuatro grandes bloques: Religioso -una dimensión muy importante en la vida de Montserrat, en tanto que Monasterio y Santuario-; Cultural -se destacará todo el trabajo que se ha realizado en este ámbito a lo largo de los 1.000 años de historia, a través de exposiciones, festivales de música, etc.-; Participativo -entidades de todo el mundo vendrán a celebrar el Milenario en Montserrat-; y Social -se tendrá en cuenta toda la dimensión del medio ambiente, de sostenibilidad, así como de proximidad a las personas más necesitadas-. En el documento adjunto se encuentra el listado de actividades dentro de los bloques correspondientes. También se añade un quinto, el de Milenario sostenible, que pretende mejorar la eficiencia energética de las instalaciones de Montserrat, la instalación de placas solares, el transporte adaptado eléctrico, un proyecto integral de residuos, el plan de descarbonización integral, el plan para aumentar la resiliencia hídrica o la integración de la Escolanía en la Red de Escuelas Verdes.

El Padre Abad también ha dado a conocer los 10 objetivos de la celebración del Milenario

  1. Dar a conocer la vida monástica en el siglo XXI. El Milenario debe servir para dar a conocer al mundo actual qué es la vida monástica y el sentido pleno que sigue teniendo en el siglo XXI.
  2. Dar testimonio de fe y de vida cristiana. Para los miles de personas que desde la fe suben cada año a Montserrat o la contemplan desde lejos, el Milenario debe servir para seguir mostrando que la fe y el seguimiento de Cristo son una opción que da sentido a la vida.
  3. Promover el ecumenismo y el diálogo interreligioso. El ecumenismo tiene tradición en Montserrat. Aun así, los monjes benedictinos, surgidos en el siglo VI, provienen de una época en la que aún no se habían producido las grandes divisiones del cristianismo. El Milenario debe servir para potenciar esta tradición de trabajo ecuménico. El diálogo con otras confesiones religiosas para llegar a un mejor conocimiento y a una mejor comprensión mutua debe tener también su presencia durante el 2025.
  4. Postular Montserrat como lugar de diálogo entre creyentes y no creyentes. Más allá de las creencias religiosas, Montserrat pretende ser un lugar de acogida y de paz. El Milenario quiere dar a conocer aún más esta dimensión de «atrio de los gentiles», de lugar de encuentro entre creyentes y no creyentes. Una casa de todos que, desde su identidad cristiana y monástica, reciba a todos aquellos que quieran acercarse. Montserrat quiere que el Milenario sea también una propuesta de diálogo que prevalezca siempre por encima de los integrismos y los fundamentalismos.
  5. Poner en relieve la importancia de la cultura. La cultura debe ser uno de los otros pilares básicos del Milenario. Los monasterios han desarrollado a lo largo de la historia un papel muy importante en cuanto al cultivo de la vida cultural e intelectual. Y Montserrat no ha sido ajena a esta misión. En esta celebración se quiere dar a conocer la tarea cultural que se ha realizado en Montserrat a lo largo de los últimos mil años. Pero también se quiere destacar que la cultura y todas sus manifestaciones, como el arte y la música, son formas de encuentro y de diálogo con la sociedad contemporánea. A la vez, favorece el crecimiento humano y la evolución hacia una sociedad más justa.
  6. Promoción del medio ambiente. Cuando en el año 1025 se fundó el monasterio se hizo en un paraje natural idílico y de naturaleza exuberante. Muchos monasterios están situados en lugares de gran belleza del creador. Es por eso que el cuidado de la naturaleza y del medio ambiente debe ser una prioridad. El Milenario nos debe ayudar a trabajar por esta casa común que es nuestro mundo.
  7. Ser transmisores de esperanza en nuestro mundo. El monasterio de Montserrat quiere que el Milenario sirva para transmitir una palabra de esperanza a nuestra sociedad. Una esperanza universal, dirigida a creyentes y a no creyentes, y abierta a todo el mundo.
  8. Promover la solidaridad con los más desfavorecidos. Debe ser un Milenario dirigido a todos, pero que debe tener especialmente presentes a los más necesitados de nuestra sociedad y de nuestro mundo. No se puede plantear ningún tipo de conmemoración sin tener en cuenta la solidaridad hacia todos aquellos que necesitan ayuda de cualquier tipo.
  9. Tomar el Milenario como un nuevo punto de partida. La celebración del Milenario en el año 2025 no debe ser un punto de llegada sino un punto de partida. En este sentido, asentados en la vocación monástica y cristiana de la comunidad de monjes, el Milenario debe representar una apertura hacia el futuro.
  10. Promover la participación de toda la sociedad. Finalmente, el Milenario no debe ser solo una fiesta del monasterio, sino una celebración de toda la sociedad. Debe ser un Milenario de todos y para todos. Se debe hacer un gran llamamiento invitando a que todos participen y se sientan parte de ello. Todos deben poder aportar sus ideas e iniciativas que hagan de esta celebración un acontecimiento que ilusione y nos haga seguir caminando juntos.

Presentación del lema: Ora lege labora rege te ipsum in communitate

En el transcurso del acto también se ha presentado el lema del Milenario, que se ha basado en la conocida divisa benedictina ora et labora y complementado por la experiencia monástica de diez siglos de vida monástica en todo el mundo y, especialmente, en el camino realizado en Montserrat. Es un lema basado en cinco puntos que no solo define la vida monástica sino que expresa lo que puede aportar el monaquismo benedictino a la sociedad y al mundo contemporáneo. El lema Ora lege labora rege te ipsum in communitate se puede empezar a leer desde su base para ir desgranando los valores que contiene hasta llegar a la cima que no es otra que Dios.

Fuente: Adabía de Montserrat

Fotografías: Agustí Codinach

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...