Mons. Javier Vilanova Pellisa visita la Escuela de Aprendices Sant Genís dels Agudells

El obispo auxiliar conoce de cerca a este centro con una metodología especial para chicos y chicas entre 14 y 20 años con dificultades de aprendizaje

El obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Javier Vilanova Pellisa continúa con las visitas de las escuelas de la Fundación Escuelas Parroquiales (FEP) del Arzobispado de Barcelona. La última ha tenido lugar en la Escuela de Aprendices Sant Genís dels Agudells, que ofrece una metodología de aprendizaje especial para chicos y chicas entre 14 y 20 años con dificultades de aprendizaje. Este sistema está diseñado para permitir a los alumnos la inserción en el mundo laboral como aprendices y trabajadores semicualificados.

Visita a la escuela

A su llegada, el obispo Javier Vilanova fue recibido por el director del centro, Josep Dalmau, quien hizo una visita al obispo por de las instalaciones del centro. También se unieron Ignasi Garcia presidente de la FEP y, el gerente de la fundación, Isidor Torrescusa.

Durante la visita se explicó al obispo el objetivo de la Escuela Aprendices dirigida a un colectivo de jóvenes para facilitar su preparación para un futuro laboral. Éste está enfocado concretamente en los jóvenes que llegados a 3º de ESO no han alcanzado los conceptos que se requieren. En este sentido, la Escola Aprendices adapta un sistema de aprendizaje más práctico que introduce a la vez los requisitos teóricos necesarios. Éste se organiza en tres módulos por los que tendrán que pasar los alumnos: restauración y hostelería, carpintería y administración.

Mundos. Vilanova fue visitando los distintos módulos. En la carpintería se sorprendió de las obras de artesanía que diseñaban y creaban los chicos y chicas que trabajaban, con los que razonó preguntándoles sobre su formación en el centro y cómo se encontraban. También pasó por el taller de administración, un trabajo más encarado a diferentes competencias de archivo, documentación y una base mínima de contabilidad, necesarios en este ámbito. En este sentido, tal y como expone Isidor Torrescusa, «este entorno intenta adaptarse a sus características y les permite acceder a los programas de formación e inserción que les permiten continuar en el centro y especializarse con la vertiente que hayan elegido».

Metodología adaptada a los jóvenes

Esta metodología de enseñanza alternativa, ha contado con el apoyo del Departamento de Enseñanza, el de Presidencia y el de Bienestar Social, así como otras entidades dedicadas al campo de los chicos y chicas con problemas. Tal y como expone el gerente de FEP, los alumnos y alumnas que llegan a esta escuela normalmente vienen de ámbitos y núcleos familiares complejos, y en este espacio encuentran un lugar donde ellos «pueden centrarse en su proyecto personal y pueden desarrollar una tarea que les hace sentirse más valiosos y útiles».

En este sentido, Torrescusa destaca el servicio de cocina, donde los que están en el módulo de restauración ponen toda su traza y los conceptos aprendidos en la elaboración del menú que posteriormente servirán a los usuarios y trabajadores de los centros los martes y jueves. Precisamente, la visita de Mons. Vilanova i Pellisa coincidió con uno de estos días, por lo que pudo disfrutar de una buena comida y felicitar a los jóvenes que hacían de chef, cocineros y camareros que estuvieron de servicio.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...