Misa en memoria de los difuntos en accidentes de tráfico y de los cuerpos de seguridad

El obispo Javier Vilanova i Pellisa preside la celebración en la Catedral de Barcelona organizada por el Secretariado de Tráfico, bomberos y CCSS

Esta semana el Secretariado diocesano Tráfico, bomberos y CCSS ha celebrado una misa en memoria de los difuntos en accidentes de tráfico y de los cuerpos de seguridad. Se trata del segundo año consecutivo que ha tenido lugar esta celebración, que, tal y como expone el director del Secretariado de Tráfico, Francisco Torner,  «es una acción más en la línea de acompañar y hacerse cercanos a todos los miembros de los cuerpos de seguridad y de las familias de los difuntos en los accidentes de tráfico».
La celebración tuvo lugar en la Catedral de Barcelona, donde presidió el obispo auxiliar, Mons. Javier Vilanova y Pellisa. El responsable de la Delegación de Pastoral Social y Caritativa -que cobija entre otros el Secretariado de Tráfico-, Mn. Joan Costa, concelebró junto al obispo y del director del Secretariado de Pastoral Penitenciaria, Mn. Josep Maria Carod.
Mn. Costa, al inicio de la misa, intervino incidiendo en la importancia «de seguir contando por los difuntos, en la tierra, y de orar para ellos». Dio la bienvenida a todos los asistentes, entre los que se encontraban diferentes representantes de los Mossos d’Esquadra, de la Guardia Urbana, de los Bomberos y de los Agentes Forestales. Entre ellos los fieles estaba el responsable del Secretariado diocesano Tráfico, bomberos y CCSS, Francisco Torner, sentado cerca de las personalidades públicas, entre las que destacaba el tercer Teniente de alcalde de seguridad y prevención del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Alcalde.
Además, entre los miembros de los cuerpos de seguridad y de los Bomberos de Barcelona y la Generalitat de Catalunya, asistieron también los familiares de las víctimas en accidentes de tráfico del último año, cuyos nombres fueron mencionados en el momento de la oración de los difuntos.

Homilía

Durante la homilía, el obispo Mons. Javier Vilanova exhortó a orar y «poner el corazón, cerca de los hermanos difuntos y de las familias de éstos». «Cuando hablamos de oración hablamos de confianza», dijo.
El obispo subrayó como en el momento de luto, cuando parece que el dolor nos inunda, pensamos: «¿Qué queda cuando alguien muere?» «No quedan palabras, -seguía-. Cuando no quedan palabras te agarras a una palabra que te sostiene, y para nosotros es «Cristo»». En este sentido, exhortó a encontrar en ese momento una oportunidad para encontrar a Jesucristo, siendo conscientes del regalo que nos ha dado con ese ser querido que hemos vivido. «Damos las gracias a Dios». «Lo que hacemos hoy es orar, una preparación y una ayuda para poder abrazar la alegría, el cielo. Es impresionante lo que nos espera», , dijo lleno de convencimiento.
Al término de la celebración, el obispo Mons. Javier Vilanova se acercó a saludar a los responsables de los diferentes cuerpos de seguridad con el conciliario del secretariado Mn. Josep Vidal. Luego, en el claustro, conversó con los familiares de las víctimas de los accidentes de tráfico, dándoles consuelo y escucha.

Celebración interreligiosa

Esta celebración se hace en noviembre, por ser el mes de los difuntos. En este contexto, el pasado 26 de noviembre al mediodía, también tuvo lugar una ceremonia interreligiosa en la sede de Asociación Brahma Kumaris de Barcelona. Esta ceremonia era para acompañar a las familias de las víctimas de tráfico con la participación de diferentes comunidades religiosas y de estos mismos familiares. Asistieron también por parte de la Iglesia Archidiocesana de Barcelona el Delegado de Pastoral Social y Caritativa, Mn. Joan Costa, la directora de Ecumenismo, Montserrat Puigdellívol y un representante del equipo del Secretariado de pastoral de tráfico, bomberos y cuerpos de seguridad, Francesc Torner.
¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...