La rogativa para pedir que llueva se completa en un día marcado por la lluvia

El Santo Cristo de la Sangre sale en procesión por las calles de Ciutat Vella con una gran acogida de las entidades y fieles

Fotografía: Agustí Codinach
Este sábado la Archicofradía del Santo Cristo de la Sangre ha salido en procesión, después de nueve días de oración, para hacer para hacer una rogativa de lluvia con motivo de la situación de sequía que hay territorio. Gracias a la divina providencia o por pura casualidad la procesión vino precedida de una intensa lluvia que hizo un breve parón cuando el séquito salía de la Basílica del Pino con el Santo Cristo.

El sentido de la oración

El arzobispo de Barcelona, Card. Joan Josep Omella presidió la misa en Santa Maria del Pi antes de la procesión. Concelebrando, destacaba el obispo auxiliar, Mons. Javier Vilanova i Pellisa, junto con el párroco de la basílica, Mn. Luis Ramis.
El Cardenal Omella, en el momento de la homilía, se centró en la oración y cuán importante es ese momento de encuentro con Dios. «La oración tiene sentido y se hace efectiva si se hace de corazón», dijo. Expuso cómo, no sólo debe ser un encuentro personal, sino también comunitario, uniendo a todos los fieles bajo un mismo llamamiento.

Procesión por Ciutat Vella

Precisamente, la procesión era a la vez un tipo de convocatoria para una «oración comunitaria». Así lo explica el prohombre primero de la Archicofradía, Jordi Sacasas, según el cual «esta petición por la lluvia se hizo extensiva a todos los fieles que acompañaron al Santo Cristo de la Sangre en el momento de la procesión». El Santo Cristo capitaneaba el séquito con el arzobispo de Barcelona, que le presidía acompañado de Mons. Javier Vilanova y todas las entidades que se sumaron. La mayoría de los asistentes, incluidos el Cardenal, siendo precavidos fueron acompañados del paraguas a lo largo de todo el recorrido.
Se recorrió desde la basílica del Pi, pasando por la C/ Cardenal Casañas, la Rambla, la C/ Hospital hasta la plaza del Pedró, donde se hizo la oración. Volviendo hacia la basílica pasaron por la c/ Carme, la Rambla, Portaferrissa y Pi hasta finalizar.
Jordi Sacasas destaca la cantidad de fieles y entidades que se sumaron a la iniciativa, entre los que destacaba el Cuerpo de Costaleros de la Catedral de Barcelona, así como, el del Arciprestazgo de Mataró. Había también el grupo Escuela Cantorum de la Universidad de Barcelona, que acompañaron con sus cantos la procesión, posible también, gracias a los voluntarios del Arzobispado de Barcelona ya todos los fieles que se añadieron creando una multitud en torno al Santo Cristo de la Sangre.

Satisfacción por la buena acogida y participación

«¡Realmente estamos muy contentos y satisfechos de la acogida que ha tenido! -explica Jordi Sacasas-. La valoración es positiva porque hemos visto que ha increpado a la sociedad, y al hacerse por la calle se ha extendido a todo el mundo. Ha sido una llamada de decir, «esto nos implica a todos y ahora hay que tomarnos la situación en serio», argumenta el responsable de la Archicofradía.
Jordi Sacasas asegura que muchos llamaron preguntando sobre si se mantendría la procesión o no, en caso de que la lluvia continuara. En este sentido, argumenta que seguramente muchos más se habrían unido a la procesión, pero «el propio propósito de la oración, es decir, la lluvia que hubo, restó un poco la asistencia de los fieles», dice con humor.
¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...