Fin de curso en el Seminari Conciliar

Los seminaristas finalizan el año escolar con una eucaristía concelebrada por el cardenal Omella y el obispo de Sant Feliu, Mons. Agustí Cortés

Fotografías: Ramon Ripoll

Los seminaristas del Seminario Conciliar de Barcelona finalizan el curso. Ha pasado un año más y con esto ya están un paso más cerca de su objetivo: convertirse en sacerdotes. Así, con la llegada del verano empiezan las fiestas de final de curso y los seminaristas han tenido uno de muy especial. El cardenal Omella junto con sus obispos auxiliares: Mons. Sergi Gordo y Mons. Toni Vadell, acompañados también del obispo de Sant Feliu, Mons. Agustí Cortés, han sido los encargados de celebrar la eucaristía en el mismo Seminario Conciliar de Barcelona.

Autoestima

“Gloriar-se es un Late Motiv que ha pasado a ser cotidiano. Su significado es el autoestima” explicaba Mons. Cortés. “Cuando nos encontramos en una crisis personal, sacerdotal o de vocación, a veces el autoestima nos ayuda a salir del bache” aseguraba. El obispo de Sant Feliu también ha querido hacer una pregunta muy clara a los seminaristas. “De que ha servido este curso?” La respuesta también ha estado esclarecedora. “Ha merecido la pena, en tanto he experimentado la gracia. Este curso he llegado a vivir más profundamente que el Señor nos quiere con nuestra debilidad”. Finalmente, les ha querido dar un mensaje que les servirá de ahora en adelante. “Acumulad tesoros en el cielo! Estos tesoros son de amor, son invisibles”.

Este curso acaba con muchas lecciones aprendidas, de vocaciones consolidadas, de amistades reforzadas y de recuerdos que perdurarán en la memoria de los seminaristas.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...