Escapada de Cuaresma con los jóvenes

Los chicos y chicas de la Delegación de Juventud de Barcelona marchan de convivencias cuaresmales para reflexionar sobre el valor del tiempo y lo que de verdad importa

Este fin de semana ha tenido lugar la quinta edición de las Convivencias de Cuaresma «The Return», IN GOOD TIME con los miembros de la Delegación de Juventud del Arzobispado de Barcelona. Alrededor de un centenar de jóvenes de parroquias, movimientos y escuelas de la diócesis, se desplazaron a Begues, en la casa de colonias José Manyanet.

Objetivo

El objetivo durante este intenso fin de semana era «vivir a fondo la fe en Jesús», a partir de dinámicas de grupo, juegos y momentos de oración. Esta nueva edición estancia se ambientó como si se tratara de un viaje por el tiempo. ¿Qué pasaría si pudiéramos cambiar el pasado?… ¿Cambiaríamos algo? ¿Qué futuro te gustaría poder vivir? ¿I si dedicara más tiempo a Dios? Con estas preguntas se desarrollaron las convivencias con los jóvenes.

Dinámica en el tiempo

A través de una aplicación de móvil los chicos y chicas participantes viajaron al pasado y recorrieron la historia, con diferentes juegos, desde el paleolítico hasta nuestros tiempos donde terminaron reflexionando aquello que les gustarían poder cambiar de su pasado. Por la tarde, fue el momento de volver a la infancia, de reflexionar sobre el pasado, momentos especiales, momentos irrepetibles y  que les gustaría borrar de la historia.

Con todo ello, los organizadores, pretendían hacer reflexionar a los jóvenes que «todos tenemos un pasado para curar las heridas o problemas a resolver», explica Edu Bauló, uno de los monitores de las convivencias. «Él es capaz de sanar nuestro pasado y hacernos nuevos para seguir adelante con nuestro presente y mirando siempre al futuro», añade.

Adoración y reflexión

También, hubo adoración. Este año como novedad los monitores que había usaron el método Alpha para orar por los jóvenes. Poco a poco, se iban acercando a ellos y, posteriormente, muchos pedían un momento para la confesión.

«Domingo vimos como Jesús los ama y los invita a un futuro lleno de alegría, con diferentes juegos», explica Bauló. Según este, los jóvenes reflexionaron cómo gestionar el tiempo para no malgastarlo y qué prioridades tienen: amigos, deporte, familia, Dios…

Vuelta

El domingo después de comer, todos subieron a los autocares y pusieron dirección de vuelta hacia Barcelona. Un trayecto para reflexionar todo lo vivido, y disfrutar de un último instante con los nuevos amigos, entre los que se contaron lo que había sido para ellos esta convivencia y como Dios había entrado dentro de ellos como aún no lo había hecho nunca.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...