Empiezan las predicaciones cuaresmales en la Catedral con un llamamiento por la paz y la sinodalidad

Mons. Sergi Gordo, obispo auxiliar de Barcelona inicia las reflexiones cuaresmales subrayando la importancia de «caminar juntos para avanzar»

Este jueves han comenzado las predicaciones cuaresmales en la Catedral de Barcelona con el obispo auxiliar de la archidiócesis, Mons. Sergi Gordo. Este año, en la línea del sínodo convocado por el papa Francisco, las reflexiones se enmarcan en el tema: ‘La llamada del papa Francisco por una Iglesia sinodal, un llamamiento para la conversión’. En la primera sesión, el obispo emplazó a todos a rezar por la paz y por la iglesia como signo de comunión.

Guiados por el Espíritu Santo

Al inicio de la predicación, el obispo Sergi hizo un llamamiento por la paz a Ucrania y, como pide y recuerda el Santo Padre, para todos aquellos países que también sufren la tragedia de la guerra. «Nunca debemos cansarnos de hacer el bien y tampoco de orar» – dijo el obispo, citando el mensaje de Cuaresma del Papa-. En este sentido, invitó a rezar por la Iglesia, para que se deje mover por el espíritu Santo, «su motor»
Invitó también a escuchar y discernir la voluntad del Señor siendo agentes de comunión, andando en un solo camino. En esta línea, Mons. Gordo subrayó el mensaje que invita al sínodo sobre la sinodalidad que dice «Caminamos juntos». «Este es el camino para avanzar, en el que todos estamos llamados a participar. La iglesia es la gran familia que avanza compartiendo y trabajando la vida guiada por el Espíritu Santo», dijo. Tal y como dijo, «caminar juntos guiados por el Espíritu Santo, con la mirada y el corazón de Dios es la clave que nos permite interpretar la realidad».

«Si quieres llegar lejos, es necesario ir todos juntos»

Se refirió a este andar juntos como consigna del mismo Plan Pastoral Diocesano que, este año, invita a todos y todas a reflexionar sobre el discernimiento. Insistiendo en la importancia del Sínodo en la realidad eclesial, el obispo Sergi citó al difunto obispo Mons. Antoni Vadell, cuando decía: «el Sínodo ha venido para quedarse». Recordando palabras del Papa Francisco, alertó cómo el camino puede acarrear dolor, alegría, luz y oscuridad. Sin embargo, aseguró que «caminar juntos, es un signo profético para una familia humana con la necesidad de un proyecto compartido, capaz de conseguir el bien de todos», tal y como especifica el documento de preparación del Sínodo.
«Si quieres ir deprisa camina solo, si quieres llegar lejos hay que ir todos juntos», dijo el obispo mencionando ese dedo africano. Como ejemplo, puso la experiencia de la pandemia, donde todos y cada uno sanitarios, voluntarios… se sumó para combatir la situación.
Para marcar la importancia de la cooperación y del papel crucial que cada uno juega dentro de la Iglesia contó el cuento de los colores. Una disputa entre todos ellos, en la que finalmente se demuestra que cada uno, aporta su personalidad y cómo en el arco iris se reafirma que «juntos se obtiene la gran belleza». «Cada uno aportamos nuestro color, nuestra singularidad más bonita en la diócesis y en la Iglesia entera, mostrándonos tal y como somos y contentos de vivir la comunión», dijo el obispo.

Próximas sesiones

Las predicaciones, un año más, se celebran en la misa de las 19:15 h de la catedral. Éstas se reproducen también a través del YouTube del templo y por Ràdio Estel. Las próximas sesiones están previstas los próximos jueves 10 y 27 de marzo.
¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...