El Seminario reanuda el receso en Tartera para preparar el inicio del curso

Los seminaristas acompañados de los responsables del seminario viven tres días en medio de la naturaleza de fraternidad, deporte y espiritualidad

Fotografías: Seminario de Barcelona
Del 5 al 7 de septiembre, los miembros del Seminario Conciliar de Barcelona han vivido el receso en Tartera (Cerdaña) previo al inicio de curso. Después de tres años, se ha podido reanudar esta iniciativa que tradicionalmente se hacía cada año, pero que a causa de la Covid quedó interrumpida.
La estancia ha tenido lugar en el hogar de ejercicios espirituales de las Religiosas Carmelitas de San José. En total, eran veintidós seminaristas, catorce de los cuales forman una misma comunidad y se encuentran cursando las diferentes etapas del seminario (Introductoría, discipular y configuradora). Con ellos, se añadieron los ocho seminaristas que actualmente cursan la etapa pastoral en las respectivas parroquias.

Reencuentro y vivencias

Todos juntos, junto con el rector del Seminario, Mn. Salvador Bacardit, director Espiritual, Mn. Pedro Montagut, y el formador, Mn. Bernat Gimeno, se pusieron al día compartiendo las experiencias vividas durante el mes de agosto.
El plato fuerte de este verano, sobre todo para los seminaristas, fue la JMJ de Lisboa. Una gran experiencia que vivieron cada uno con sus parroquias y con muchos jóvenes de todo el mundo. Tal y como explica el seminarista Armand Kamnang, «fue un momento de comunión de toda la Iglesia universal». «Durante el receso -explica- coincidimos en que la JMJ había sido «un llamamiento a dar testimonio de nuestra fe a todas las personas, la cual debemos mantener en nuestro día a día con aquellos que están más alejados del Señor.
Aparte de repasar los puntos clave del verano, se presentó a los dos nuevos seminaristas que este año entran a formar parte de la familia del Seminario Conciliar, a los que el rector y todos los integrantes del Seminario presentes les dieron la bienvenida. Éstos por su parte, pudieron explicar su testimonio y su llamada hacia el sacerdocio.

Camino a seguir para el curso 2023-24

«Es ideal poder empezar el curso con este encuentro, que permite actualizarse y renovar energías para preparar el nuevo curso». Así lo dice el rector del Seminario, quien asegura que este receso ha permitido «disfrutar de la fraternidad entre todos los miembros del Seminario y hacerlo en un puesto de paz». Además, Mn. Salvador Bacardit aprovechó para destacar los puntos prioritarios a tener en cuenta por alita curso 2023-24. Entre ellos, subrayó la vida comunitaria, la vida espiritual y académica y la vida la pastoral, de forma gradual. Insistió especialmente en la vida comunitaria, «teniendo en cuenta la importancia de la fraternidad sacerdotal que tendrán que vivir en su ministerio como sacerdotes, así como durante su proceso de formación».
El receso combinó el deporte y la espiritualidad. En la segunda jornada toda la comitiva realizaron una excursión en medio de la montaña y el último día, realizaron unos ejercicios espirituales dirigidos por Mn. Montagut, sobre cómo poner la mirada en el Señor en el día a día.
¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...