Diálogos para una Iglesia sinodal con el obispo Vilanova

Mons. Javier Vilanova participa en un encuentro virtual con diferentes entidades sociales para preparar el Sínodo de los obispos promovido por el Secretariado de Pastoral con Marginados

La preparación por el Sínodo de los obispos de 2023, es «un tiempo de gracia, es un momento que se está viviendo con entusiasmo en todos los grupos de Iglesia, es una mirada hacia el futuro, es una oportunidad para evangelizar que nos pide esperanza, coraje, valentía, creatividad, dejarnos sorprender por el Espíritu». Con estas palabras, el obispo auxiliar de Barcelona, ​​Mons. Javier Vilanova, dio la bienvenida a las entidades participantes en el encuentro on-line para compartir experiencias y reflexionar sobre este proceso sinodal que involucra a todo el pueblo de Dios. Justícia i Pau, Braval, San Juan de Dios, Ekumene, San Egidio, el Secretariado Pastoral con los Migrantes, el Secretariado de Pastoral Penitenciaria, Dit i Fet, y el proyecto SICAR cat; fueron las entidades que participaron en este encuentro, promovido por el Secretariado de Pastoral por los Marginados.

Diálogo entre entidades

Si pudieras hablar con el papa Francisco, ¿qué experiencia de andar juntos como entidad compartirías con él y qué aspectos te gustaría debatir para avanzar como Iglesia? A partir de esa doble pregunta, se estableció un diálogo de comunión y participación muy enriquecedor. Todos agradecieron el coraje del papa Francisco a esta invitación para avanzar juntos como Iglesia, un Papa que es valiente en sus afirmaciones y acciones, y que tiene una especial predilección para que la Iglesia esté siempre al lado de los pobres y vulnerables.
La hermana Adoratriz, Encarna Jordan, directora del proyecto SICAR.cat, que acoge a las víctimas de tráfico de seres humanos con finalidad de explotación sexual, pidió este esfuerzo por acercar el Evangelio y estar más al lado de las personas maltratadas y ayudarles en su proceso de recuperación de la dignidad. En este sentido, el deseo de Joan Cabot, director del Secretariado Pastoral con los migrantes, «es que las personas que vienen se sientan acogidas y no extranjeras». Un 40% de los que van a la iglesia son de otros lugares, en este sentido destacó la participación creciente en la liturgia de la comunidad ucraniana por el gran número de refugiados que están llegando, y cómo se sienten acompañados por fieles de otros nacionalidades.
Josep Masabeu de Braval explicó que han trabajado mucho el tema de la inmigración, durante 15 años, han participado expertos en todos los ámbitos, para hacer un material útil. «Se aprende tanto de los demás», dice, a partir de los programas en los que trabajan en 30 países, con personas de religiones diversas. Vicenta Gallego de Ekumene, también destacó la experiencia de comunión en el barrio del Raval, con gente de varios pueblos y culturas, «cómo vivir todos juntos el fin del Ramadán, se aprende mucho unos de otros». Jaume Gual de Dit i Fet, avanzan juntos en pequeños detalles cotidianos como compartir excedentes alimentarios con otras entidades y abrir su comedor a quienes lo necesitan.
Salvador Maneu de San Juan de Dios, remarcó en este andar juntos del proyecto sinodal, la inauguración de un nuevo centro de día y apartamentos para 25 personas sin hogar en Barcelona. Y como aspectos por mejorar, que podamos «tejer más redes de solidaridad entre nosotros, estemos abiertos al diálogo con otras instituciones y con personas que no tienen experiencia de fe». Ponemos a los pobres en el centro, que la fe se convierta en cultura, abiertos con coraje a las nuevas realidades, cuidando a las personas mayores, una iglesia cercana con los jóvenes, en el proceso de duelo», éste es el impulso que quiere para en la Iglesia, Josep Agulló, de Sant’Egidio Barcelona.
Miquel Torres se definió como gitano, representante de Justícia i Pau y pidió que las personas que han sido ayudadas como es su caso, sean las que formen parte de las entidades para poder aportar su experiencia. Pidió una iglesia más intercultural, en la que la mujer sea más valorada.
«Como Iglesia diocesana debemos dar ejemplo, me gustaría que las diversas entidades y delegaciones sociales trabajáramos de una forma más cercana, ser testigos de comunión», fue la petición de Mn. Josep Carod, director de pastoral penitenciaria. En este sentido, se emplazó a los asistentes a un encuentro presencial, que tendrá lugar en el mes de mayo, con el obispo Javier Vilanova, para seguir avanzando en este camino de conocimiento y colaboración entre las entidades sociales.
Gloria Carrizosa Servije
Secretariado de pastoral por los marginados
¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...