Daniel Delgado: «La misión es ir donde Él te diga e intentar seguirlo»

Con 26 años un seminarista de la archidiócesis de Barcelona se une a Ayuda a la Iglesia Necesitada como misionero en Ucrania

«La misión es ir donde Él te diga e intentar seguirlo». Así lo afirma el seminarista de la archidiócesis de Barcelona, Daniel Delgado. Con veintiséis años decidió irse de misiones a Ucrania, donde ha sido uno más apoyando y colaborando con la iglesia local de la diócesis de Kamianets-Podilski.

Tal como explica Daniel, la decisión la tomó después de una visita que hizo Ayuda a la Iglesia Necesitada a los seminaristas del Seminario Conciliar de Barcelona. Una vez escuchó la acción que llevaba a cabo la organización pontifícia en los diferentes países del mundo, lo tuvo claro, él quería ir, sumarse al proyecto y vivirlo por sí mismo. Y tal como dice él, «¡vamos!».

Cooperación y servicio

Su servicio como misionero se alargó todo el mes de agosto. Durante este periodo cooperó principalmente con Cáritas, y también participaba con el grupo de jóvenes, y allá donde fuera necesario, como haciendo traslados con la furgoneta. Estas tareas las llevaba a cabo colaborando paralelamente con las celebraciones de la Catedral.

«Entre todo aquello que me ha aportado, destaco principalmente el hecho de descubrir el amor a Jesucristo con la Eucaristía y el amor a Jesucristo con los hermanos» – explica Daniel-. «Uno y el otro siempre tienen que ir unidos». Así lo vivió, como cuando después de los momentos de plegaria la gente iba a trabajar a Cáritas, o bien, cuando después de orar ante el Señor, allá donde Daniel fuera, Cristo estaba con aquellos con quien hablaba y echaba una mano.

Dejarse guiar por la sorpresa de Dios

Delgado destaca como, la misión te llama, y sin saber cómo te encuentras. «Esta es la sorpresa del Señor, y una vez allá te dejas llevar haciendo cosas que nunca habrías pensado hacer». En el día a día, el joven misionero vio claro que hay que «estar abierto y no pensar en ningún momento pierdes el tiempo, a pesar de estar parado hablando con alguien». «En todo momento estás con Cristo – afirma-. Cuando uno me explicaba la fuga que vivió en medio de un bombardeo o la pérdida de un ser querido. Era el Señor el que lo decía a través de aquellos que lo sufren».

Ante la incongruencia de la guerra y de todas las desgracias, Daniel a menudo recuerda que se preguntaba «¿Por qué pasa esto?». «Aun así, descubres que pasa, pero porque pasa por la cruz de Cristo», dice con firme convicción el seminarista.

Este domingo 23, con la celebración del DOMUND, la Jornada Mundial de las Misiones, la Iglesia ora y está al lado especialmente de todas estas historias de misión presentes en todo el mundo. Tal como reafirma Daniel «no puede haber una Iglesia que no sea misionera y no lleve el Cristo a todo el mundo. La misión es con nosotros mismos, de convertirnos, para encontrar al Señor y con los otros, de llevarlo allá donde Él te envíe». «Solo nos pide un poco de nosotros y con este poco él hará una maravilla», añade.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...