Celebración de la 7ª Jornada Mundial de los Pobres: «No apartes tu rostro del pobre»

El Secretariado de Pastoral de los Marginados organiza una jornada festiva y fraternal para celebrar esta jornada con la gente más vulnerable

Siguiendo la llamada del Santo Padre, el Secretariado de Marginación estoplugado por la Delegación de Pastoral Social y Caritativa, celebró la séptima jornada mundial de los Pobres, el 19 de noviembre. El encuentro ha tenido lugar en Sant Pau del Camp donde se ha celebrado una Eucaristía y una comida de hermandad, en la que compartimos 125 platos de paella. Fue una jornada festiva y alegre, con la actuación de un mago y una representación del milagro de la boda de Caná, que interpretaron las Hermanitas del Cordero. Y es que ésta es una de las jornadas más importantes que celebra la Iglesia, porque el don y el compromiso de vivir y servir a los pobres, es el eje central del Evangelio. 

 “No apartes tu rostro del pobre”, fue la frase elegida por el papa Francisco, del libro de Tobies del Antiguo Testamento, y son las palabras que el anciano Tobit, después de una vida de servicio a los demás, deja en herencia a su hijo Tobies. Un mensaje que nos adentra en el corazón del Evangelio. ¿Quién es el otro? Se preguntó Mn. Joan Costa, delegado de pastoral social y caritativa del Arzobispado de Barcelona en su homilía. “Hay tantas formas de pobreza, tanta soledad y desesperanza. Todos tenemos cualidades y dones como administradores de las palabras de Jesús: escuchar, sonreír, dedicar algo de tiempo a los más necesitados”. Pequeños gestos que todos podemos hacer, pero «el estado del bienestar nos ha anestesiado el corazón», advirtió. “No seamos como el agua que se estanca y se pudre, sino como una fuente de agua viva que mana”, recordó Mn. Cuesta, durante la misa, que también concelebraron, Mn. Peio Sánchez, párroco de la parroquia de Santa Ana y director del Hospital de Campaña, Angel Zambrana, director del Secretariado de Pastoral de los Marginados, y Mn. Joan Cabot, director del Secretariado de Pastoral con Migrants, de la diócesis. Las hermanitas y hermanitos del Cordero, dirigieron los cantos de una Eucaristía, que tuvo una gran participación. 

 Y en las oraciones nos acordamos de los jóvenes, según las estadísticas, la mitad de los que tienen entre 15 y 30 años, han tenido alguna vez pensamiento suicidas. Como podemos escucharles y atenderles, no sólo sus necesidades físicas sino también emocionales y espirituales. Nos recordamos especialmente de las mujeres en situación de vulnerabilidad y de los niños que viven en zonas de conflicto, privados de un presente y un futuro en dignidad. En la sociedad del bienestar y de los avances tecnológicos, rogamos por no silenciar la voz de los pobres y saber estar a su lado. 

Pero también dimos las gracias por tantas personas que acogen a los excluidos y los tratan como hermanos. Cada uno tiene un nombre, una historia, todos merecen que los miremos a los ojos y los escuchemos. Tantos voluntarios y personas anónimas, que con su servicio generoso, hacen presente el reino de Dios todos los días. 

 Siguiendo la llamada del Santo padre, desde el Secretariado de Marginación preparamos con mucha ilusión, esta jornada festiva, en la que pudimos compartir una comida de hermandad, donde el plato estrella fue una paella gigante-los cocineros tuvieron que añadir arroz- porque superamos, con gran alegría, las previsiones de asistencia, más de 125 personas. 

 

Gloria Carrizosa (Secretariado de Marginación)

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...