Card. Omella: «Los débiles y los enfermos son un motivo para amar y ser amados»

Los miembros de la Hospitalidad de Lourdes celebran su festividad, coincidiendo con la Jornada Mundial del Enfermo con el lema «No conviene que el hombre esté solo»

Fotografías: Catedral de Barcelona

Los miembros de la Hospitalidad de Lourdes de Barcelona, Sant Feliu y Terrassa han celebrado su festividad, un año más, coincidiendo con la Jornada Mundial del Enfermo. El arzobispo de Barcelona, el cardenal Joan José Omella presidió la Eucaristía, frente a los hospitalarios, especialmente, de aquellos con discapacidad, que siguieron con especial atención la misa. Concelebrando, destacaba el consiliario de la Hospitalidad, Mn. Lluís Ramis y, entre los fieles, la presidenta Marta Ventura, que dio la bienvenida al inicio de la misa, agradeciendo la asistencia a todos y todas.

Este año, la celebración coincidió con la Campaña del Hambre de Manos Unidas, tal y como recordó el Cardenal al inicio de la homilía. En este contexto, pidió una oración especial por aquellos que sufren hambre y exhortó a ser solidarios con quienes más lo necesitan.

Homilía

El arzobispo de Barcelona subrayó el lema que este año titula la Jornada del Enfermo, ensimismado del Génesis: «No conviene que el hombre esté solo». Reflexionando a Omella alertó del peligro de que las personas enfermas o que sufren algún tipo de discapacidad sean rechazadas. «La fragilidad de muchos seres humanos cuesta aceptarla hoy y no se valora», dijo. Sin embargo, en contraposición destacó como «cuando uno que está enfermo y encuentra amor, es feliz y da felicidad a los demás».

Centrándose en la figura de Bernardet, la joven humilde que encontró a la Virgen en Lourdes, señaló como «ella se siente amada por Dios y afortunada». En este sentido, destacó como en Lourdes encontramos este mensaje de que «todos somos queridos y que la comunidad cuida de los enfermos o de la gente con discapacidad». «No somos queridos por tener buena salud, si no, por lo que somos». «Cada uno de nosotros vale mucho a los ojos de Dios» -insistió el Cardenal-. «Los débiles y los enfermos son un motivo para amar y ser amados. La sociedad se humaniza con el amor y cuando amamos cambiamos el mundo». «Cuanto más frágiles somos más fuertes nos hace nuestro señor», añadió.

Compromiso de los hospitalarios

Las palabras del Cardenal Omella fueron seguidas del momento del compromiso de los hospitalarios. Este año diez fieles recibieron la insignia que Omella bendijo, comprometiéndose con el servicio Hospitalario, asistiendo a las peregrinaciones y participando también durante todo el año en las actividades que se organizan. La presidenta de la Hospitalidad destacó con orgullo el aumento de personas con respecto a otros años. Tal y como explica «esto es una muestra más de toda la labor que se está haciendo y del empuje que una vez pasada la pandemia se puso 100% en marcha». «Esto es el resultado de una junta muy unida y que somos una entidad en la que la gente se involucra y hemos recuperado el espíritu hospitalario», expone.

Este espíritu hospitalario está vivo en aquellos que recibieron la insignia, como Xavier Sanz, médico del Hospital del Mar, que desde hace casi seis años acompaña a los hospitalarios a Lourdes. «Para mí es una forma de afianzarme más aún en ese compromiso con la familia hospitalaria», explica. “Cada experiencia vivida con la Hospitalidad me ha aportado cosas nuevas, tanto en el sentido profesional como personal. Es una vivencia muy enriquecedora y me ayuda a tratar mejor a las personas».

Procesión de antorchas, todos juntos

Al término de la celebración tuvo lugar la procesión de antorchas. Todos los fieles se desplazaron de la nave central hacia el claustro, y allí, con los farolillos encendidos caminaron juntos hacia la capilla de la Virgen de Lourdes encabezados por el cardenal Joan Josep Omella.

La presidenta de la Hospitalidad destaca este «caminar juntos en procesión», que es precisamente el tema que enfoca el lema de este año. Marta Ventura asegura que hay que manejar el ritmo, unidos más que nunca y este año invita a sumarse a todos aquellos que lo deseen a las actividades que hay este año aparte de las peregrinaciones de junio y septiembre, como es el Camino de Santiago que tendrá lugar del 9 al 17 de agosto.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...