Barcelona inicia la fase diocesana preparatoria del Sínodo de los Obispos

El card. Juan José Omella ha presidido una celebración eucarística en la Catedral para inaugurar la fase preparatoria del Sínodo del próximo 2023

Fotografías: Guillem F. Gel / Catedral de Barcelona

Esta tarde ha tenido lugar en la Catedral de Barcelona la apertura diocesana del Sínodo de los Obispos. El cardenal Juan José Omella ha presidido la Eucaristía con la que la diócesis se une al proceso sinodal iniciado en Roma el pasado 9 de octubre y que culminará en octubre de 2023 con la celebración de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos en la Santa Sede.

Con el lema «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión», el papa Francisco invita a todo el mundo a interrogarse sobre una cuestión decisiva para la vida y la misión de la Iglesia: la sinodalidad.

Caminar conjuntamente

Una Iglesia sinodal es una Iglesia que camina conjuntamente. Tal como ha explicado el card. Omella en la homilía, «este “caminar juntos” con Jesucristo y bajo la guía del Espíritu Santo es el significado de la palabra “Sínodo”». Esta unidad es una oportunidad para que todo el pueblo de Dios se ponga a la escucha, a la escucha entre unos y otros miembros para llegar a la «voluntad de Dios», ha predicado el arzobispo de Barcelona, quien también ha añadido: «para escuchar a Dios se necesita mucho silencio y mucha humildad». Los obispos auxiliares de Barcelona, Mons. Sergi Gordo, Mons. Antoni Vadell y Mons. Javier Vilanova, han concelebrado la santa misa que ha llenado la nave central de la catedral barcelonesa.

Por otro lado, también se ha unido en esta celebración diocesana la oración en acción de gracias a Dios por el veinticinco aniversario de la ordenación episcopal del actual arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, que aconteció hace unas pocos semanas, el pasado 22 de septiembre.

Las etapas del Sínodo

Hoy se ha iniciado la primera de las tres etapas que tendrá el proceso sinodal, que se desarrollará en las iglesias diocesanas y comunidades cristianas, haciendo una amplia consulta a nivel local y que acabará con una reunión pre-sinodal.

En la segunda fase, que empezará en septiembre de 2022 y será de ámbito continental, las Conferencias Episcopales dialogarán para sintetizar todas las sugerencias de la consulta en todas las diócesis que ha salido del documento preparatorio creado para ser un instrumento para favorecer esta primera fase de escucha.

Finalmente, en la tercera y última fase se producirá un documento final, Instrumentum Laboris, que será el que alimentará el contenido del Sínodo de los Obispos en octubre de 2023.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...