9 DE OCTUBRE

San Dionisio, obispo y compañeros, mártires

Una tradición nos habla de que a mediados del siglo III, Dionisio fue enviado desde Roma, con seis compañeros, a evangelizar lo que hoy es Francia. Se estableció en Lutecia -nombre antiguo de la ciudad de París-, entonces un pueblo ubicado en una isla del Sena.

Fue el primer obispo, y pronto sufrió el martirio junto con el sacerdote Rústico y el diácono Eleuterio. La liturgia nos hace orar que Dios les «concedió la fortaleza en el martirio». Es patrón de Francia y, concretamente, de su capital, París.