3 DE AGOSTO

Beatos Alfonso López López, presbítero y Miquel Remón Salvador, religiosos y mártires

Se trata realmente de vidas bien paralelas. Ambos sintieron la vocación religiosa y entraron a la comunidad de Granollers, la única que la Congregación de los Hermanos Menores Conventuales tenían en España. Tras profesar son enviados al santuario italiano de Loreto y vuelven nuevamente a la comunidad de Granollers. Y fue el 20 de julio de aquel fatídico 1936 cuando el convento es asaltado y quemado. Los religiosos se esparcen y Alfonso es detenido en Samalús y fusilado el 2 de agosto; Miguel lo será al día siguiente en el mismo lugar. Ambos fueron beatificados el 11 de marzo de 2001; y ambos eran aragoneses: Alfonso de Secorún (Huesca) y Miquel, de Caudé (Teruel).

También Beato Francisco Bandrés Sánchez, presbítero y mártir

Más mártires de la Guerra Incivil en este mes de agosto. El de hoy es un presbítero salesiano, originario del pueblo de Hecho (Huesca). Como de pequeño había estudiado a los salesianos de Huesca, quiso formar parte y se ordenó sacerdote el 1922. Después de varios servicios en diferentes casas salesianas en 1934 es destinado a la casa de Sarrià. Expulsado en julio del 36 con los otros compañeros, la recibió su hermana. Pero el día 3 de agosto, para evitar que arrestaran a otro religioso, provocó su detención y fue asesinado en los sótanos del Hotel Colón. Beatificado también el 11 de marzo de 2001.

Hoy, aniversario de la ordenación episcopal del arzobispo emérito Ricard Maria Carles (1969).