25 DE NOVIEMBRE

Santa Catalina de Alejandría, virgen y mártir

Según la tradición, esta joven valiente y erudita, convertida al cristianismo, enamoró a la propia mujer del emperador Majencio, lo que no le hizo ninguna gracia al marido, que la hizo matar en medio de grandes tormentos. La tradición de aquel siglo IV quiere remarcar la pujanza de la nueva fe frente al paganismo romano. Catalina (del griego aikatharina = pura, inmaculada) fue muy popular en la edad media, y su culto tiene un importante punto de referencia en el monasterio que se encuentra del pie de la montaña del Sinaí. Estatuas en la girola y en la nave izquierda de la catedral de Barcelona.