24 DE ENERO

San Francisco de Sales, obispo

Francisco (1567-1612) nacido en el castillo saboyano de Salas, su familia acomodada le llevó a las mejores universidades del momento: París, Padua. Y bien preparado: canónigo de Annecy, obispo de Ginebra (1603), líder de los debates con los reformadores, apóstol de la región de Chablais, introductor de las reformas del concilio de Trento.

Fue esencialmente un «pastor con olor a oveja» que destacó por su humanismo religioso, afirmando, ya en aquel tiempo, que «¿No es un disparate querer desterrar la vida devota del cuartel de los soldados, del taller de los artesanos, del palacio de los príncipes o del hogar de los casados?» («Introducción a la vida devota»). Y de su amistad con Juana de Chantal surgió la orden de la Visitación. Es patrón de los periodistas (1622): escribía hojas clandestinas y las tiraba, de noche, por debajo de la puerta. Doctor de la Iglesia (1877).