24 DE AGOSTO

Sant Bartolomé, apóstol

Los evangelistas sólo llaman a Bartolomé («hijo de Talmay») a la lista de los apóstoles (Mc 3,18; Hch 1,13). Se le ha identificado con Natanael (Jn 1,45-51). La tradición le hace mucho trabajador: habría predicado en la India, Frígia y Armenia donde habría sido decapitado, eso sí después de haber sido despellejado vivo: «Si no hubieran visto a Cristo resucitado y no hubieran tenido el gran argumento de la potencia de Cristo, los apóstoles no se habrían lanzado a una empresa a los ojos humanos tan expuesta» (San Juan Crisóstomo). Tiene una estatua en la nave izquierda de la catedral de Barcelona.

  1. San Tación, mártir. En Claudiópolis, Honoríade (fecha incierta).
  2. Muerte de san Audeno, obispo de Rouen. Desde el cargo de referendario del rey Dagobert fue elevado al episcopado y gobernó felizmente su iglesia a lo largo de cuarenta y tres años. Fundó muchísimos templos y protegió a los monasterios. En Clichy, en la región de París (684).
  3. San Jorge Limniota, monje. Por haber retomado el impío emperador León III por destruir las sagradas imágenes y por quemar las reliquias de los santos, por mandato de éste y por esta causa, le cortaron la nariz y le quemaron la cabeza. Emigró como mártir hacia el Señor. En el monte Olimpo, en Bitinia (~ 730).
  4. Muerte de Santa Rosa, cuya memoria se celebra el día anterior. En Lima, Perú (1617).
  5. Beato Andrés Fardeau, sacerdote y mártir. En tiempos de la Revolución Francesa, fue decapitado por odio al sacerdocio. En Anjou, Francia (1794).
  6. Santa Juana Antida Thouret, virgen. En tiempos de la Revolución Francesa siguió con algunas compañeras la vida religiosa interrumpida. En Besançon inició una nueva sociedad de Hermanas de la Caridad, dedicadas a asegurar la formación civil y cristiana de la juventud, la atención a los niños abandonados, a los pobres ya los enfermos, hasta su muerte en el destierro, aquejada de grandes tribulaciones . En Nápoles, en la Campania (1826).
  7. Santa Emilia de Vialar, virgen. Después de haber trabajado con intrepidez para difundir el Evangelio en países lejanos, fundó la Congregación de las Hermanas de San José de la Aparición y la propagó ampliamente. En Marsella, Francia (1856).
  8. Santa María Miguela del Santísimo Sacramento Desmaisières, virgen, fundadora de la Congregación de las Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad. Con tenaz afán e inflamada en el deseo de ganar almas para Dios, consagró su vida a devolver al buen camino a las jóvenes desencaminadas y las meretrices. En Valencia (1865).
  9. Beata María de la Encamación (María Vicenta) Rosal, virgen. Fundó las Hermanas de Belén con el objetivo principal de reivindicar la dignidad de la mujer y formar cristianamente a las niñas. En Tulcán, ciudad de Ecuador (1886).
  10. Beato Maximiano Binkiewicz, sacerdote. En tiempos de guerra, los soldados invasores le arrancaron de Polonia, su patria, y murió extenuado por los tormentos y las torturas. Cerca de Munich, en Baviera, Alemania, en el campo de concentración de Dachau (1942).
  11. Beatos Czeslaw Józwiak, Eduardo Kazmierki, Francisco Kesy, Eduardo Klinik y Jarogniew Wojciechowslci, mártires. Polacos de origen, fueron encarcelados durante la guerra y consumaron el martirio a hachazos. En Dresde, Alemania (1942).

Por San Bartolomé, tormentas ha de haber.

Por San Bartolomé, tormentas ha de haber.