20 DE SEPTIEMBRE

San Andrés Kim Taegon, presbítero y San Pablo Chong y compañeros mártires

Corea fue evangelizada en el siglo XVIII por algunos laicos que dejaron algunas fervorosas comunidades, las cuales conservaron la fe sin tener pastores hasta la llegada de los primeros misioneros franceses (1836). Durante el siglo XIX, tres cruentas persecuciones (1839, 1846 y 1866) originaron 103 mártires, que fueron canonizados en 1984.

Entre ellos destacan el primer sacerdote, Andrés Kim, y Pablo, catequista laico que durante veinte años guió la comunidad. Ambos fueron decapitados en Seúl en los años 1846 y 1839, respectivamente: «Aquí, en la cárcel, somos una veintena. Si alguno es sacrificado, os ruego que no abandone su familia. Ahora, que ya tenemos muy cerca la lucha, os recomiendo que andéis con fidelidad, por lo que, cuando, por fin, entremos en el cielo, nos podamos felicitar unos a otros. Recibe el beso de mi amor» (De la última exhortación de Andrés Kim).