20 DE ENERO

San Fabián y San Sebastián

Ambos mártires en Roma (s. III-IV). El papa Fabiano (236-250), después de haber organizado y estructurado la Iglesia de Roma fue uno de los primeros testigos de la persecución de Decio: «En efecto, es sumamente provechoso y saludable el testimonio de firmeza en la fe que da un obispo. Vosotros honrará su memoria; la gloria recae en vosotros, al tiempo que nos anima en la fe y en la virtud» (San Cebriano). Enterrado en las catacumbas de San Calixto, en la cripta de los papas.

Sebastián es uno de los más famosos mártires de Roma de la tradición occidental (siglo III). Figura entre los protectores de la ciudad junto a Pedro y Pablo. La Vida, muy legendaria, le hace ciudadano de Narbona y educado en Milán. La iconografía lo representa atado a un tronco, desnudo, y con el cuerpo atravesado por numerosas flechas. Su sepulcro en la Vía Apia ad Catacumbas fue pronto venerado.

Santa Sebastià tiene una estatua en la girola y también una capilla en la nave izquierda de la catedral de Barcelona.

 El veinte de enero, San Sebastián el primero.

 El veinte de enero, San Sebastián el primero.