15 DE SEPTIEMBRE

Virgen de los Dolores

Antes de la reforma del Concilio Vaticano II, la devoción a la Virgen de los Dolores se celebraba, desde el siglo XII, el viernes anterior a la Pasión, considerando los «Siete Dolores» de María. Ahora, el día siguiente de la fiesta de la Santa Cruz, contemplamos el dolor de María en el seguimiento de su Hijo: «María rasgada por el sufrimiento, estaba allí íntegra, diligente para hacerse cargo de la tremenda herencia que le iban a confiar» (P. Lagrange, biblista). «María hace propio el dolor del Hijo y acepta con Él la voluntad del Padre» (Francisco). María nos anima a vivir nuestra vida con la misma fortaleza. En la Capilla del Santísimo de la Catedral tiene una imagen.