10 DE OCTUBRE

Santo Tomás de Villanueva, obispo

El papa Francisco, que habló de los pastores que tienen que hacer «olor a oveja», se encontraría cómodo con este obispo de Valencia: «Si bien el buen pastor debe tener amor, vigilancia, doctrina y santidad, serán las obras las que descubrirán que un buen pastor tiene las condiciones indispensables» (Sermón).

Conocido como «Tomás el Limosnero», las imágenes nos lo presentan con una bolsa de dinero en la mano, y es que murió sin dejar nada (1555), porque lo había dado todo. Había sido profesor en Alcalá y Salamanca, como religioso Agustín.