Decret de 2 de gener de 1975, Constitució de la Delegació Diocesana Pastoral Obrera

Delegación Diocesana de Pastoral Obrera

 

DECRETO

POR EL PRESENTE instituimos en este Arzobispado de Barcelona la DELEGACION DIOCESANA DE PASTORAL OBRERA, la cual continuará la labor que ha realizado hasta el presente, primero la Vicaría Episcopal de Ambientes Obreros y posteriormente el Secretariado Diocesano para el Apostolado Obrero (cfr. B. O. del Arzobispado, febrero de 1971, pág. 67). Dicha DELEGACION tendrá las finalidades que a continuación se señalan y será dirigida por el Delegado Diocesano nombrado al efecto.

Barcelona, 2 de enero de 1975.

+ NARCISO JUBANY,

Cardenal-Arzobispo de Barcelona

Por mandato del Sr. Cardenal-Arzobispo,

Jaime Traserra,

Secretario General

 

I. Justificación

Las particulares condiciones sociológicas de la Archidiócesis de Barcelona hacen sumamente necesario que la Iglesia preste atención muy viva al amplio sector de la clase obrera, hoy alejado en gran parte de la Iglesia. Esta preocupación ha de ser sentida por toda la comunidad diocesana.

En esta línea de trabajo pastoral fue constituida la antigua Vicaría Episcopal para el Mundo Obrero y, más tarde, el Secretariado Diocesano para Ambientes Obreros.

La constitución, ahora, de la Delegación Diocesana de Pastoral Obrera quiere responder a la misma preocupación. El carácter que se le confiere de «Delegación Diocesana» la sitúa en paridad con los análogos en la Diócesis y la presencia del delegado episcopal en el Consejo Episcopal asegura la preocupación del trabajo colegial diocesano hacia este sector de la pastoral.

II. Finalidades

  1. Mirando la realidad actual, distinguimos tres maneras de llegar pastoralmente al hombre obrero:
    • a) el trabajo pastoral ordinario en las antiguas parroquias populares;
    • b) la Acción Católica Obrera (Movimientos apostólicos especializados);
    • c) las nuevas formas misioneras, que van desde una concepción distinta de la parroquia, en las de creación reciente, hasta la experiencia de los sacerdotes en el trabajo.
  2. La Delegación Diocesana de Pastoral Obrera seguirá de cerca y estudiará la situación, con sus logros y problemas, de estas diversas formas que, hoy por hoy, coexisten en la realidad diocesana. A partir de este análisis promoverá las ayudas y orientaciones oportunas, en el espíritu y estilo de una pastoral obrera y en perspectiva de presente y de futuro.
  3. La Delegación concederá prioridad a la evangelización, de acuerdo con la siguiente afirmación del Decreto conciliar sobre la actividad misionera de la Iglesia: «Los conjuntos humanos entre los cuales existe la Iglesia, a menudo quedan transformados completamente por diversas razones, de donde pueden derivarse situaciones nuevas. La Iglesia debe entonces examinar si dichas situaciones exigen de nuevo una actividad misionera».
  4. Otras finalidades.
    • a) Integración profunda en la vida obrera, a diferentes niveles, por parte de los agentes de la pastoral.
    • b) Comprensión del movimiento obrero y de sus objetivos.
    • c) Acogida de los esfuerzos misioneros que se llevan a cabo dentro del mundo obrero.
    • d) Servicio a la Iglesia diocesana para ayudarla a descubrir el compromiso global que comporta la evangelización de los sectores más alejados.
    • e) Coordinación de esfuerzos e iluminación de problemas entre quienes trabajan apostólicamente en el mundo obrero.
    • f) Impulsar una pastoral específicamente obrera, especialmente en los ambientes y lugares donde sea más necesaria.
    • g) Elaborar unas líneas de fuerza o puntos de referencia fundamentales a los que tiendan cuantos trabajan en esta pastoral específica, en la línea de los objetivos prioritarios de la acción pastoral en la Diócesis.

 

III. Organización

Se procurará que sea simple y suficiente.

El equipo de trabajo estará formado por:

  • a) El Delegado Diocesano, con un servicio de Secretaría.
  • b) Los representantes de las zonas con más realidad obrera, los representantes de los movimientos apostólicos obreros, con la colaboración de los vicarios episcopales de las zonas más obreras.

Enero de 1975

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *