Inauguración y bendición del nuevo Hogar-Residencia Benedicto XVI

Se trata de un espacio residencial con treinta y cinco plazas para potenciar la autonomía personal y social, favorecer la integración en comunidad y ayudar a construir proyectos vitales

Fotografies: Agustí Codinach

Coincidiendo con el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, estipulado por la ONU el 3 de diciembre, la Fundación Nen Déu ha inaugurado este 2 de diciembre el nuevo Hogar-Residencia Benedicto XVI.

El arzobispo de Barcelona, Card. Juan José Omella presidió el acto, que contó también con la especial participación del arzobispo emérito, Card. Lluís Martínez Sistach, encargado de bendecir el nuevo hogar. Asistieron trabajadores, miembros del patronato, usuarios y familias, así como, las Religiosas Franciscanas de los Sagrados Corazones. Entre los asistentes, destacaba también el consejero de Derechos Sociales de la Generalitat de Cataluña, Carles Campuzano.

Evolución del proyecto

Fue en 2010, cuando el Papa Benedicto XVI -en su visita a Barcelona, con motivo de la dedicación de la Sagrada Familia-, visitó la Fundación Nen Déu y bendijo la primera piedra de este hogar-residencial. «Desde ese momento, se consolidó este proyecto con el propósito de ayudar a las familias con chicos y chicas con capacidades diferentes», explica Mn. Salvador Bacardit, presidente del Patronato de la Fundación Nen Déu. La construcción se inició hace dos años con el apoyo económico de la Junta Constructora de la Sagrada Família. Los fondos los ha encauzado Cáritas Barcelona, a través de la cual se ha gestionado la construcción del edificio.

El nuevo hogar residencial se encuentra ubicado junto al Centro de Día, la Escuela Especial y del Centro Médico de la Fundación Nen Déu. Se trata de un espacio residencial con treinta y cinco plazas para potenciar la autonomía personal y social, favorecer la integración en comunidad y ayudar a construir proyectos vitales.

Hace dos meses el Hogar Residencial Benedicto XVI abrió y cuenta ya con varios residentes, que proceden de los talleres ocupacionales que tiene la misma fundación en Tiana. Cada uno de estos pisos cuenta con diferentes profesionales que acompañan en el día a día a estas personas. Las plazas que queden libres, se establecerán de forma concertada desde la Generalitat de Catalunya.

Acto de inauguración

El acto de inauguración empezó con la celebración de la Eucaristía, que presidió el cardenal Omella. En el momento de la homilía, éste hizo énfasis en la importancia de sumar esfuerzos entre las diferentes entidades para hacer posible grandes proyectos, como el del Hogar Residencial Benedicto XVI.

Tras la Eucaristía tuvieron lugar varios parlamentos por parte de los miembros del patronato de la Fundación Nen Déu y, a continuación, el cardenal Martínez Sistach hizo la Bendición. El arzobispo emérito recordó los inicios, cuando la bendición de la primera piedra, y felicitó a los miembros de la Fundación y de las demás entidades implicadas por todo y los obstáculos haber hecho posible la realización del proyecto.

Entre los parlamentos, intervino Carlos Campuzano, agradeciendo también la colaboración con la Iglesia para hacer posible estos proyectos que ayudan a esta parte de la ciudadanía. En este sentido, Mn. Salvador Barcardit, destaca los últimos datos ofrecidos por la Generalitat, según los cuales, actualmente existe una lista de espera de 2.000 plazas para acceder a centros residenciales para personas con discapacidad. «Nuestra misión, es poder responder a la principal preocupación de los padres y madres de estos chicos y chicas desde que nacen hasta que se hacen mayores».

Para acabar, participaron la Colla Castellera de Sarrià y los Gigantes y Cabezudos del Guinardó dando un cariz lúdico y festivo al acto.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...