El servicio de acompañamiento a la ocupación de Cáritas Barcelona, Feina amb Cor, consigue un 75% de inserciones

Récord de asistencia en la 4ª Feria de Ocupación de Cáritas Barcelona, más de 500 personas participan de un espacio donde tienen la oportunidad de entregar su currículum a 32 empresas

Esta mañana, más de 500 personas han participado en la 4ª feria de empleo NO m’ATURo de Cáritas Diocesana de Barcelona. Celebrada en el Seminario Conciliar de Barcelona, la feria ha contado con la participación de 32 empresas (5 más que la edición anterior). Durante la jornada, las personas han tenido la oportunidad de realizar entrevistas, entregar el currículum y asistir a talleres formativos.

Dessirée Garcia, responsable del programa de Formación e Inserción Laboral de Cáritas Barcelona, ha destacado la importancia de esta cuarta edición, que ha superado el número de asistentes y empresas respecto a años anteriores. «La implicación de las empresas es imprescindible a la hora de insertar laboralmente a las personas que acogemos y acompañamiento desde Cáritas. Este año, 32 empresas participan en la feria, lo que demuestra que el binomio entre Cáritas y el tejido empresarial funciona». En este sentido, la responsable de Cáritas ha puesto de relieve que, durante la edición anterior, un 12% de las personas asistentes a la feria acabaron encontrando trabajo en alguna de las empresas participantes.

Con relación al perfil de personas que se han acompañado desde Feina amb Cor (servicio de acompañamiento a la ocupación de Cáritas) durante el 2023, Garcia ha indicado que la mitad hacía más de un año que se encontraban en paro, y que 6 de cada 10 eran mujeres. «Constatamos que la pobreza es más intensa en las mujeres, sobre todo en el caso de aquellas que tienen cargas familiares y que deben hacerse cargo de sus hijos solas». Por otra parte, también ha subrayado la mayor dificultad de las personas migrantes a la hora de encontrar trabajo, apuntando que el 70% de las personas acompañadas por el programa son extranjeras no comunitarias.

A pesar de estos condicionantes, desde Cáritas se afirma que encontrar trabajo es posible, y que el 75% de las personas acompañadas por Feina amb Cor durante el 2023 se han insertado de forma exitosa en el mercado laboral.

Nuevas problemáticas a la hora de buscar trabajo

 Pese a esta elevada tasa de inserción, Dessirée Garcia ha querido advertir sobre dos fenómenos que cada vez condicionan más a las personas a la hora de encontrar trabajo. Por un lado, Cáritas constata que casi la mitad de los participantes de Feina amb Cor viven en una vivienda no digna, y que muchas de ellas están afectadas por la angustia o la tristeza, lo que les dificulta la tarea de encontrar trabajo.

«No contar con un sitio digno donde vivir o descansar tiene consecuencias físicas, pero también mentales y emocionales. Las personas que atendemos a Cáritas nos llegan rotas, y antes de empezar cualquier itinerario laboral es importante escucharlas y hacérseles saber que disponen de nuestro apoyo para hacer este camino», ha dicho Garcia. Ante el aumento de las problemáticas relacionadas con salud mental, Feina amb Cor ha implementado un nuevo servicio de acompañamiento emocional. Este servicio consiste en sesiones individuales orientadas al fomento del bienestar, en las que se abordan cuestiones como las dificultades adaptativas, la motivación o las situaciones sociales y/o familiares adversas, entre otras.

Una demanda a los partidos políticos

Aprovechando la proximidad de las elecciones, Cáritas ha realizado algunas propuestas en materia laboral. La entidad ha pedido a los partidos políticos que concurren en estas elecciones que implementen planes de empleo y formación flexibles, que permitan la regularización de las personas que se encuentran en situación administrativa irregular. “Son personas que ya viven y trabajan aquí desde hace años. Vecinos y vecinas que cuidan nuestra casa, nuestros abuelos y abuelas, pero que los tratamos como ciudadanos de segunda. La regularización beneficia al conjunto de la sociedad. Los trabajadores y trabajadoras en situación administrativa irregular pagan impuestos indirectos a través de su consumo. Desgraciadamente, el empleo en la economía sumergida les impide realizar aportaciones fiscales directas a través del impuesto sobre la renta y las contribuciones sociales”, han explicado desde Cáritas.

Por ello, se ha pedido ampliar las iniciativas de apoyo a la contratación, como las líneas ACOL y ESAL, potenciando aquellos recursos que permitan regularizar la situación de las personas por autorización de residencia y trabajo.

Imágenes: Cáritas Diocesana de Barcelona

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...