El pesebre de la Catedral de Barcelona se renueva con un diseño sostenible y potenciando la vegetación

El cambio llega con motivo del 800 aniversario del primer pesebre de san Francisco de Asís en Greccio en 1223

Fotografía: Catedral de Barcelona
La Catedral de Barcelona ha renovado el belén del claustro con un diseño sostenible comprometido con el medio ambiente. Este cambio, llega con motivo de la celebración del octavo centenario del rimero pesebre de Greccio, Italia (1223), cuando San Francisco de Asís conmemoró el nacimiento de Jesús recreando por primera vez el pesebre.

Humanidad, naturaleza, y creación

El nuevo prototipo pesebrístico utiliza como recurso principal la vegetación, por lo que las plantas se extienden alrededor del recinto del claustro, recreando un jardín circular alrededor del nacimiento de Jesucristo. Para el diseño, el capítulo de la Catedral se ha inspirado en la insistente llamada del Papa Francisco, que pide tomar conciencia sobre el cuidado del planeta como casa común, y sobre el papel de la humanidad como componente de la naturaleza, en la creación de Dios.
La representación del nacimiento, se encuentra simbólicamente ubicada bajo una cúpula vegetal, hecha de ramas de encina, que representa la naturaleza, en una alegoría de vida y fertilidad. Entre las ramas hay una cavidad por la que traspasa la luz, diurna y lumínica de noche, como símbolo de la divinidad y explicación visual que Dios se hace hombre en un niño.
Entre los materiales que se han empleado destaca la paja, la madera y la piedra en la base del circuito, así como una selección de plantas principalmente autóctonas, propias del Mediterráneo, como romero, durillo, lavanda, esparraguera, orn, olivo, tomillo , marchívolo, boj acebo y encina. La cuna está hecha principalmente de encina, musgo, paja y eucalipto, la planta propia de Navidad. A lo largo de este itinerario  vegetal, el visitante descubre las escenas tradicionales del pesebre  como la Anunciación de los pastores, los Reyes Magos y la Sagrada Família.
Acompañando y reforzando el sentido de la representación, en la galería del claustro hay distribuidos unos carteles con fragmentos de El Cántico de las criaturas, de San Francisco de Asís y, a lo largo del camino del pesebre, citas de los documentos del Papa Francisco, Laudato Si’ y Laudate Deu, sobre la ecología.
Con este nuevo pesebre en diálogo con la naturaleza el Capítulo de la Catedral de Barcelona quiere “interpelar al visitante respecto a la relación que mantenemos con la naturaleza y concienciar de que la naturaleza es un regalo que debemos proteger y custodiar”.
El pesebre estará abierto al público del sábado 25 de noviembre hasta el 7 de enero. Se podrá visitar de lunes a sábado, de 10 a 13:30 hy de 16:30 a 19:15 h; y domingos y festivos, de 10 a 13 hy de 16:30 a 19:15.
¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...