El movimiento apostólico Acción Católica Obrera celebra su XII Consejo en Veciana

La militancia aprueba un nuevo Documento de Identidad y Carta Económica que afianzan su compromiso de vivir el estilo de vida de Jesús

La militancia de la Acción Católica Obrera ha revisado y aprobado un nuevo Documento de Identidad y Carta Económica que afianzan su compromiso de vivir el estilo de vida de Jesús y compartirlo especialmente con las personas que, por sus condiciones de trabajo, viven marcadas por la precariedad, una realidad en crecimiento en el mundo obrero actual. Así pues, estos documentos se han puesto al día después de su redacción inicial hace décadas en una sociedad y en un movimiento que han cambiado. Esto se ha hecho en el marco del XII Consejo que ACO ha celebrado en el Casal Sant Martí de La Salle en Veciana del 18 al 20 de noviembre con el lema «Sembremos semillas de mostaza hoy».

«Mirar los crucificados del mundo laboral»

«Este lema está muy bien, pero lo importante es que sigue cuando volvemos a nuestros sitios. Allí debemos sembrar y los mayores somos nosotros mismos. Si el grano no se entierra, no da fruto. Nuestra espiritualidad es la encarnación, enterrándonos y compartiendo con nuestros compañeros», aclaró Pepe Rodado, cura obrero y nuevo consiliario general del movimiento, en la Eucaristía con la que se cerró el Consejo. Precisamente, el domingo coincidiendo con la festividad litúrgica Jesucristo Rey de todo el mundo, Rodado recordó que «seguimos a un rey muy especial, que se identifica con la cruz. Hoy debemos mirar a los crucificados del mundo del trabajo».

Aparte de estos dos documentos, ACO ha decidido las líneas de actuación que orientarán el trabajo de los próximos cuatro años: Militancia, participación y sentimiento de pertenencia; La espiritualidad de ACO y Acción, compromiso militante y evangelización en ACO. Precisamente, de esta última línea se han priorizado tres retos: velar por la calidad del compromiso militante, aproximar a ACO a colectivos vulnerables y organizar una acción profética para todo el movimiento periódicamente.

Aprobación de documentos

El trabajo principal durante los dos días de Consejo ha sido aprobar el Informe de gestión 2017-2022 y discutir las enmiendas a los documentos propuestos por las Comisiones de trabajo. Ciertamente, la participación de los grupos de Revisión de Vida ha sido muy elevada puesto que habían planteado un gran volumen de enmiendas (más de 200) que, finalmente, se han podido consensuar en los documentos definitivamente aprobados. Asimismo, también se han aprobado tres resoluciones para abordar un proceso de reflexión-formativo sobre los conceptos clase obrera y acción católica y facilitar la participación de los grupos de mayor edad.

La presidenta de la Mesa del Consejo, Paquita Montaner, concluyó que «ha sido un Consejo agradable, hemos llegado a buen puerto. Hemos aprobado muchas cosas y nos faltan manos para hacerlo, necesitamos corresponsabilidad. También hemos sido unos privilegiados de estar aquí y ahora toda esa energía que hemos recibido debemos llevarla hacia los grupos». En este Consejo ya se ha incorporado a pleno rendimiento el nuevo presidente de ACO, Jordi Soriano Márquez, que resultó escogido en la última Jornada General el pasado 12 de octubre y que comparte el servicio con la presidenta, Rocío Elvira Quezada .

Protagonismo de las diócesis

Delegados provenientes de los grupos de las diócesis catalanas y de Madrid, Orihuela-Alicante y Córdoba se han desplazado expresamente para participar en el Consejo y han podido explicar algunas acciones colectivas. Es el caso de la Revisión de Vida Abierta que hacen en Madrid, un método que se ofrece a personas que no conocen el movimiento e incluso pueden ser no cristianas: «Ofrecer de forma humilde y sencilla este método que amamos nos hace salir de nuestra zona de confort y llegar a otros. Lo que recibimos de quienes participan, tanto en formato presencial como telemático, es que valoran tener un espacio donde revisar la vida con otros y muchos piden volver a participar en la siguiente convocatoria. Tenemos la sensación, en las cuatro ediciones que hemos hecho, que sopla el Espíritu todo el rato», dijo Noelia Benito.

Por su parte, militantes de la diócesis de Córdoba compartieron su experiencia de acompañar a trabajadoras huelguistas del sector de la limpieza de los hospitales de la ciudad en sus reivindicaciones por un trabajo digno. Otros militantes recordaron diferentes implicaciones en espacios transformadores eclesiales como Mujeres Alcem la Veu, Revuelta de Mujeres en la Iglesia u otros espacios civiles como las plataformas antidesahucios, por la defensa de las pensiones, por la educación y la salud pública, la acogida de refugiados, las cooperativas de consumo…

Amplia participación de los grupos y representación institucional

Durante los dos días en los que se ha celebrado la duodécima edición del Consell han pasado unas ochenta militantes de ACO y consiliarios. El número de invitados también fue muy amplio como el director del departamento de Pastoral del Trabajo de la Conferencia Episcopal, Antonio Javier Aranda; la presidenta del Movimiento de Trabajadores Cristianos Europeo, Olinda Marques; el coordinador general del movimiento hermano LOC-Portugal, Américo Monteiro; el director general de Asuntos Religiosos de la Generalidad de Cataluña, Carles Armengol; la referente de comunidades cristianas del oficina de Asuntos Religiosos del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Maria Forteza; la responsable de representación del movimiento hermano GOAC, Érika Fabregat; los secretariados de la Juventud Obrera Cristiana y de la JUEGO Nacional de Cataluña y las Islas; la directora del Secretariado Interdiocesano de Pastoral Obrera de Cataluña, Mercè Solé o el responsable de Pastoral Obrera de la diócesis de Terrassa, Pere Pérez.

La presidenta del MTCE se felicitó de que en septiembre del 2023 Barcelona y ACO serán anfitrionas de la Asamblea y el Seminario que organizará el movimiento europeo. Por su parte, Armengol subrayó que “la primera política social es el trabajo digno para todos. En este sembrar entonces, es importante que desde ACO ayudéis a la sociedad en cómo ir transformando el mundo del trabajo que nos estamos encontrando».

El Consejo es el máximo órgano de decisión de este movimiento apostólico y se convoca cada cuatro años, pero en esta ocasión, debido a la pandemia, ha tenido que retrasarse un año. Ha podido seguirse a través de las redes sociales con la etiqueta #ConsellACO.

 

Fuente: Acción Católica Obrera

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...