Cine espiritual: Películas en familia para vacaciones (I)

Este verano el crítico de cine espiritual nos propone algunas películas para disfrutar con la familia

Este mes de agosto el crítico de cine espiritual nos propone algunas películas para disfrutar con la familia, la mayor parte disponibles a las plataformas digitales. Esta semana presenta dos animaciones muy entretenidas no solo para los pequeños de casa sino también para los adultos: Los Mitchell contra las máquinas y Luca.

Los Mitchell contra las máquinas (Netflix)

A pesar de que tenía que estrenarse en las salas de cine, los espectadores que lo deseen ya pueden encontrar Los Mitchell contra las máquinas en la cartelera de la plataforma Netflix. Presenta la historia de los Mitchell, una familia atípica en la cual tan la madre, el padre, la hija, el hijo y el perro inclós, desarrollan un rol que será decisivo en el transcurso de la aventura que vivirán. 

La historia acontece a partir del viaje de traslado de la hija en la universidad, acompañada por toda la familia. En medio del trayecto un pequeño imprevisto con un asistente virtual para el móvil desata una revolución tecnológica con las máquinas, que se sublevan contra los humanos. La familia tendrá que solucionar los pequeños problemas familiares para hacer frente a esta amenaza.

El crítico de cine propone esta película como una gran opción para la familia, sobretodo, por varios ingredientes que la fan una gran candidata de entretenimiento y valores. Entre estos la crítica coincide en la emoción, el humor, el encanto y el dinamismo y la agilidad de la narración. Todos estos factores se unen con una historia que invita a la reflexión sobre el papel de la tecnología en el mundo actual, así como entre la relación a veces complicada entre padres, madres e hijos. 

Luca (Salas de cine/ Diseney +)

Pixar Studios puerta una nueva animación en los cines y también disponible a la plataforma de Disney Plus. 

El protagonista es el Luca, una especie marítima que cuando sale del agua se transforman en humanos. A pesar de que él siempre ha vivido con su familia bajo el mar un día se lanzará a la aventura con un amigo -también monstruo de mar- que conocerá, Alberto. Los dos irán a un pueblo coster para conseguir una avispa, pero antes tendrán que superar una gran prueba física junto a una niña humana que conocerán y con quien harán una gran amistad. 

Finalmente, la prueba que superarán será la de la amistad y como esta supera las diferencias y los estereotipos. Tal como expone Mn. Peio Sánchez, es una película que profundiza en el valor de la acogida, más allá del origen y las diferencias.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...