Celebración del Día Mundial de los Derechos de la Infancia

El Centro socioeducativo Poblenou de la Fundación Pere Tarrés organiza una gincana para enseñar y reivindicar cómo deben crecer los niños y niñas

Jugar, comer sano o libertad son algunos de los derechos que ha querido recordar el Centro socioeducativo Poblenou de la Fundación Pere Tarrés. Con motivo del Día Mundial de los Derechos de la Infancia, la entidad socioeducativa del distrito de Sant Martí convocó este 20 de noviembre, padres, madres e hijos a una gincana para jugar y reflexionar en torno a los derechos de los niños y niñas. En total, alrededor de cuarenta niños acudieron para reivindicar y conocer sus derechos a través diferentes dinámicas artísticas y creativas

Tal como explica la coordinadora del Centro socioeducativo Poblenou, Cristina López, «es un día suficientemente importante como para parar todo y trabajar con ellos». «Es necesario que sepan que tienen unos derechos y cuáles son estos«, añadía.

Del juego al aprendizaje

En total había cinco pruebas, a partir de las cuales se profundizaba en diferentes derechos. Entre estos destacaban: el derecho a jugar, el derecho a una alimentación saludable, el derecho a desarrollarse, el derecho a la imagen, así como, el hecho de conocer los mismos derechos del niño.

Con el fin de dinamizar las actividades, los monitores enseñaban a los más pequeños de qué facultades no se les puede privar. Lo hacían partir de todo tipo de técnicas didácticas. Algunos los ponían a prueba con un verdadero o falso y otros tenían que registrar para aprender a valorar su imagen, con diferentes carteles sobre derechos de los niños. Otros, tenían que preparar una merienda a base de frutas, siempre, después de lavarse las manos. En esta línea, diversión y aprendizaje iban ligados.

Padres, hijos y educadores

Además, no faltaban momentos de juegos y la ayuda de los padres. En este sentido, la coordinadora del Centro destaca el buen vínculo entre padres y trabajadores social, fruto de un trabajo diario».

El centro acoge a diario los niños y niños, tanto de Educación Primaria como los de Secundaria, durante las tardes. También, durante las mañanas acuden madres y padres con bebés, a un espacio dedicado al apoyo familiar. «Este día es muy importante para nosotros – explica López, por ello, queremos trabajar de forma conjunta con padres y madres». «Porque forma parte del día a día el derecho a una alimentación, a una sanidad, a ir a la escuela…» «Ellos son los responsables de que una parte de estos se llegue a cumplir», añade.

En resumen, fue una actividad para recordar que la sonrisa de los pequeños es fundamental. Un derecho de la infancia, y una sonrisa a crecer de una manera digna y libre.

Una Jornada para reivindicar

La conmemoración del Día Universal de los Derechos de la Infancia es por la Fundación una efeméride para reivindicar el derecho al ocio. La trayectoria del ocio catalán es larga y consolidada. Este año, se ha conmemorado el 125 años de las colonias de vacaciones en nuestro país. También, los 60 años del inicio de la actividad de la Fundación Pere Tarrés, iniciada con la organización de las colonias. Una trayectoria que sitúa el ocio como un activo de país. Sin embargo, supone una de las tres instancias educativas de los niños y jóvenes en Cataluña junto con la familia y la escuela.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...