Catequistas y monitores trabajan la ‘Christus vivit’

El Secretariado pastoral de jóvenes organiza un encuentro para los acompañantes de grupos juveniles con el obispo Toni

Monitores y catequistas en la sede del Secretariado de Joventud

Cómo aplicar la exhortación apostólica Christus vivit, los grupos de jóvenes? Este es precisamente un planteamiento que nos invita a hacernos el Plan Pastoral diocesano de Barcelona, ​​que este año señala el eje de la juventud. Además, con esta pregunta se convocó a los monitores y catequistas de jóvenes a un encuentro para reflexionar en el documento del papa Francisco y encontrar respuestas a partir de la experiencia de cada uno.

Equipo de catequistas y monitores

El encuentro tuvo lugar, este mes de enero, en la sede del Secretariado de Juventud donde asistieron más de 60 catequistas y monitores de jóvenes. En total venían de más de 20 realidades pastorales diferentes, una pluralidad ideal para poder plantear diferentes puntos de vista. Trabajaron acompañados del obispo auxiliar de Barcelona, ​​Mons. Antinoni Vadell, el que los ayudó a trabajar la ‘Christus Vivit’ del papa Francisco. El objetivo fue, a la luz de la exhortación, buscar aquellos elementos esenciales de la pastoral con jóvenes.

Asegurando «buenos frutos»

La jornada comenzó a las 9.30 h con una Eucaristía y terminó con una comida. Fue un encuentro intenso y muy estimulante. Cada uno de los asistentes llegó con trabajo hecho de casa, como la lectura de la exhortación, para asegurar «buenos frutos» durante la puesta en común. Así, los catequistas pudieron reflexionar sobre la tarea que hace cada uno en su comunidad y sobre los elementos que no hay que descuidar nunca en nuestras catequesis.

Jesucristo vive y ama

Se remarcó mucho la importancia de orientar toda actividad hacia el encuentro personal con Jesucristo vivo y que tanto nos ama. Todo ello, en el marco de una comunidad acogedora y orante. Es cierto que no es ninguna novedad, pero es cierto igualmente, que el día a día y las urgencias pastorales inmediatas nos lo pueden hacer olvidar. Hay constantemente volver al más importante para que siga siendo lo más importante.

Finalmente terminaron la jornada con una comida fraterna, donde los organizadores agradecieron a todos la implicación por participar de la actividad. En la celebración de la Eucaristía, durante la homilía el obispo Toni tambien se sumó al agradecimiento «a todos los catequistas, monitores y todos los agentes pastorales con jóvenes por su compromiso y testimonio. Ser evangelizador es un regalo».

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...