Óscar Romero: ¿cómo nos inspira hoy?

Tal vez, al pensar en Óscar Arnulfo Romero, lo primero que nos viene a la mente son estas letras del poema que le dedicó Pedro Casaldáliga al enterarse de su muerte. En ese momento no era santo oficialmente. Sí, lo era por aclamación popular, de un pueblo que se sintió hermano de ese, su pastor, que acabó mártir. Pastor y mártir. Dos palabras que pueden decirnos mucho acerca de él y de lo que puede aportarnos hoy en día.

Comenzamos por la de mártir. Este, según la RAE, es una persona que padece muerte en defensa de su religión. Pero también puede ser persona que muere o sufre grandes padecimientos en defensa en sus creencias o convicciones. E incluso, persona que se sacrifica en el cumplimiento de sus obligaciones.

Es curioso, porque en Romero se unen todos estos elementos. Es asesinado por defensa de su religión, que son sus creencias o convicciones, y a la par su obligación. En tiempos de idealismos, dar la vida por otros es una hermosa manera de morir. En los momentos que vivimos, el martirio no es un valor. Pero algo podemos aprender de lo que hemos visto aquí.

A Romero, su fe le lleva a vivir de una manera concreta. Me gusta de él que en numerosas ocasiones fue presentado como un hombre gris. Alguien sin color, que no destaca especialmente, podríamos decir. Pero, sin embargo, fue capaz de dejar que la vida le llenara de colores.

Y ese colorear la existencia vino marcada por ser fiel al evangelio, por aprender a leerlo y, por actualizarlo desde la perspectiva de la realidad más real que le envolvía. Esta, no es otra que acompañar el texto evangélico desde los márgenes en que fue relatado, escuchando a esos hermanos empobrecidos a quienes regaló humanidad y dignidad.

Por eso, su religión fueron sus convicciones y su obligación. Responder a la vida que se le regalaba actuando desde lo correcto. Ser capaz de escuchar, entender y dar voz. Y esto, nos hace volver a su dimensión de pastor.

Romero fue pastor porque conoció a sus ovejas. Y para ello es necesario escucharlas, observarlas, vivir con ellas. Tuvo compañeros de camino que le ayudaron a entender qué era eso de ser pastor. Sin duda, Rutilio Grande tuvo mucho que ver. Fue uno de esos dedos que señala la dirección a seguir para entender la vida. Y entonces sí pudo acompañar. Acompañar y dar voz. Porque fue la voz de aquellos que no tenían voz, de aquellos que no eran escuchados ni reconocidos.

Son muchas las anécdotas de su vida que pueden iluminarnos e inspirarnos hoy en día. Muchas las palabras que conviene volver a escuchar y a digerir para así entenderle mejor y encontrar pautas de actuación en nuestra existencia. Seguro que os vendrán algunas a la memoria. Y si no conocéis a Óscar Romero, tal vez convenga que busquéis algo de él.

Su testimonio hoy nos inspira precisamente dando color a la vida. Ofreciéndonos una mirada pacífica y serena al mundo, para encontrar la alegría del evangelio en los márgenes de nuestra sociedad, para volver la mirada al desvalido y al empobrecido pintando de esperanza nuestras vidas. Nos inspira para ser voceros, gritar y llenar de color la protesta, emergiendo como voz de todos aquellos colectivos sin voz, o cuya voz se ha ido dejando ahogar. Nos pide recoger todos esos gritos acallados, esos gritos sin grito para pintar y resaltar sus protestas que son sus necesidades. Nos inspira porque nos invita a pintar de valentía nuestra vida, para acoger el evangelio y en él a nuestras hermanas y hermanos.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Llic. José Manuel Andueza

FORMACIÓN
  • Licenciado en Ciencias religiosas (CSET Pamplona asociado a uv. Salamanca)
  • Licenciado en Psicopedagogía (Un. Navarra)
  • Licenciado en Teología sistemática (Facultat de Teologia de Catalunya)
  • Máster en psicopedagogía clínica (Iteap)
  • Máster en educación y e-learning (UOC)
  • Postgrado Justicia entre saberes: las epistomologías del sur y los saberes nacidos en las luchas (Clacso-un. Coimbra)
ACTIVIDAD DOCENTE Y PROFESIONAL
  • Responsable de pastoral colegio Verge de la Salut (Sant Feliu de Llobregat)
  • responsable del área teológica de Cristianisme i Justícia
  • Profesor en el ISCREB
  • Presidente del MEM (Movimiento de Educadores Milanianos)
PUBLICACIONES
  • Sed misericordiosos como vuestro Padre es perfecto. Hacia una teología de la misericordia, Madrid: PPC 2022
  • Navidad en cristiano, Madrid: PPC 2021
  • Ella, Barcelona: Ed. Autografía 2021
  • Jesús y los esenios. Una excusa para pensar desde Jesús, Madrid: PPC 2019
  • «Fe y dimensión relacional» en AAVV, Sentires emergentes y fe, Valencia: Tirant humanidades-Chaminade 2019
  • CIJ, Dios en tiempos líquidos. Propuestas para un espiritualidad de la fraternidad, Barcelona: Cristianisme i justicia 2019 (traduït al castellà)
  • Desterrad a Elihú, Sitges: Ed. Oblicuas 2018
  • Teología de la relación, Madrid: PPC 2018
  • CIJ, Abrazos de vida, testimonios de fe i justícia, Barcelona: Cristianisme i justicia 2018 (traduït al castellà i a l’anglés)
  • La misericordia, los pobres y el reino de Dios, Bilbao: Descleé de Brouwer 2016
  • «Elementos propios de la educación popular en la coyuntura actual» en AAVV La educación ante los nuevos contextos latinoamericanos y el sistema educativo ecuatoriano, Quito: Fe y Alegría Ecuador 2015
  • «Del sur al norte del corazón» en AAVV, Brújulas de lo social Voces para un futuro solidario. Encuentro con Joaquín García Roca, Madrid: Ed. Khaf 2013
  • «Carta al futuro de la federación» en García Roca- Torregrosa (coords) Jóvenes en la era de las migraciones. Una experiencia de liderazgos comunitarios, Madrid: ed. Khaf 2010
  • Manual para facilitadores. Escuela de padres, Quito: Ideaz 2006
  • nombrosos articles en la revista Educar(nos) del MEM
  • articles de pedagogia en EDUCAT Revista de Psicopedagogía