Seminaristas: vivir en el corazón la vida diocesana

Comienza un nuevo curso en el Seminario Conciliar de Barcelona con la presencia del Cardenal Sistach y el obispo Agustín Cortés, que quisieron conocer y alentar a sus seminaristas en esta etapa formativa

Cinco pilares son los que marcarán este nuevo curso del Seminario Conciliar de Barcelona: la lectura, profundización y reflexión de la encíclica Laudato Si’; el Sínodo de Obispos; la carta pastoral diocesana Sed misericordiosos; el Año Ramon Llull y la JMJ de Cracovia. Así lo anunció Mn. Josep Maria Turull, rector del seminario, en el inicio del curso en el que participaron los 31 seminaristas de Barcelona y los de Sant Feliu de Llobregat, así como sus formadores. Este año se han incorporado seis al curso propedéutico, todos con una gran ilusión por poder aprender la formación necesaria para llegar a ser unos buenos sacerdotes. En el acto de inicio de curso asistieron el cardenal Sistach y el obispo Cortés.

Integrados entre los compañeros

Aunque el inicio de curso oficial fue este lunes, ya hace dos semanas que comenzaron las clases y que, por tanto, conviven juntos todos los seminaristas. Sin embargo, en este acto, los recién llegados se presentaron ante sus respectivos obispos, que luego los interpelaron con unas breves palabras.

El obispo de Sant Feliu de Llobregat, Mons. Agustí Cortés, aconsejó a sus seminaristas que llevaran al corazón el plan pastoral de su diócesis y, tal y como hacen los sacerdotes, estuvieran en sintonía con la diócesis. «Debéis vivir en el corazón de la vida diocesana», les comentó. Por su parte, el Arzobispo de Barcelona les recordó que sean misericordiosos como dice el Papa Francisco. También les advirtió que aprovecharan al máximo estos años de formación porque «estos años no volverán» y que alimentaran su relación con Jesús.

Misa comunitaria

Siguiendo el horario habitual de los seminaristas y finalizado el acto, todos se dirigieron a la capilla del Seminario para participar de la eucaristía juntos. Presidida por el Cardenal Sistach y concelebrada por el obispo Cortés, los jóvenes pudieron reflexionar sobre su paso por el seminario. Antes de la misa, sin embargo, se hicieron una foto de familia para inmortalizar un momento por el que horas más tarde brindaron en una cena de hermandad.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...