Se supera la recesión, sigue la crisis

Cáritas Diocesana de Barcelona desvela en su informe anual que el número de personas atendidas durante 2014 ha aumentado un 7%

Càritas Diocesana de Barcelona ha celebrado, este jueves 4 de abril, día de Corpus Christi, una rueda de prensa para hacer balance de la acción social de 2014 y avanzar los datos del año 2015. Han intervenido los representantes de Cáritas Diocesana Barcelona: el cardenal arzobispo de Barcelona y presidente, Lluís Martínez Sistach; Mn. Salvador Bacardit, delegado episcopal; Salvador Busquets, director, y Mercè Darnell, Responsable de Programas y Servicios.

El total de personas atendidas durante el 2014 para las Cáritas parroquiales, arciprestales y Diocesana ha sido de 173.446. Un número que significa una aumento del 7% respecto al año 2013. Con la revisión de las cifras se ha constatado que la pobreza es cada vez más extensa, intensa, crónica, profunda y autóctona. El cardenal arzobispo de Barcelona, ​​Lluís Martínez Sistach, ha remarcado que «la situación de pobreza es grave, las familias cada vez tienen más necesidades. Se trata de una tendencia que va al alza «.

En 2009, el número de personas atendidas ha aumentado un 33%, también los servicios prestados, con un 64%, y con la particularidad de que la mitad de estas personas atendidas ha nacido en España. El total de personas ayudadas durante el 2014 para las Cáritas parroquiales, arciprestales y Diocesana ha sido de 173.446. Un número que significa una aumento del 7% respecto al año 2013.

Más ayuda a las familias

La actual situación de crisis ha provocado un empobrecimiento de un sector clave de la sociedad: el de las familias, ya que, entre otros factores, estas acogen más miembros, disponen de salarios mínimos o directamente se encuentran en paro, provocando que proporcionalmente supongan la mitad de los hogares atendidos por Cáritas Diocesana.

2.636 personas han tenido problemas graves para pagar la vivienda y en riesgo de exclusión social desde el inicio del Servicio de Mediación en Vivienda. En 2014 Cáritas Diocesana ha evitado 199 desahucios. Cáritas Diocesana de Barcelona ha demostrado una fuerte implicación con este sector de la sociedad. De los 4,1 millones de euros destinados a necesidades básicas, 2,2 millones se han entregado en metálico directamente a las familias, 5316 personas, para pagar alimentos, alquileres, recibos y gastos escolares.

Prioridades y mensaje del Papa Francisco

Para hacer frente a esta grave situacion, Cáritas Diocesana tiene previsto intensificar su acción social en cinco ejes: acción contra la exclusión social severa y atención a las necesidades básicas, apoyo a las familias y a los niños, prevención de la exclusión social residencial, acción para el empleo o atención a la gente mayor.

Su director, Salvador Busquets, ha asegurado que el apoyo a las familias está llegando al límite mientras que los recursos públicos se están reduciendo. «Esto nos preocupa, ya que sin apoyo, el proyecto vital de las personas se agrava y provoca una rotura».

Aprovechando el contexto, el cardenal Martínez Sistach ha concluido haciendo referencia al mensaje del Papa Francisco en la Asamblea General de Caritas Internacional. «Con la exclusión queda afectada en su raíz la pertenencia a la sociedad donde se vive, ya que no se está bajo, en la periferia o sin poder, sino que se está fuera, descartado, fuera de cualquier sistema «.

Unas palabras que quieren transmitir a la gente que no sobra nadie. No se debe excluir a nadie del amor de Dios y de nuestra atención.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...