San Nicolás de Bari, el verdadero Papa Noel

Alrededor de1624, cuando los inmigrantes holandeses fundaron la ciudad de Nueva Ámsterdam, llevaron con ellos sus costumbres, entre ellas la de su patrono Sinterklaas (San Nicolás). En EUA empezó a deformarse la figura del Santo de Bari, obispo de Mira. San Nicolás fue tan popular en la antigüedad que le han consagrado más de 2.000 [...]

Alrededor de1624, cuando los inmigrantes holandeses fundaron la ciudad de Nueva Ámsterdam, llevaron con ellos sus costumbres, entre ellas la de su patrono Sinterklaas (San Nicolás). En EUA empezó a deformarse la figura del Santo de Bari, obispo de Mira.

San Nicolás fue tan popular en la antigüedad que le han consagrado más de 2.000 templos en el mundo. Era invocado en los peligros, en los naufragios, en los incendios y en las penurias económicas. Por haber sido tan amigo de la niñez, en su fiesta se reparten dulces y regalos a los niños. Nació en Licia (Turquía), de padres muy ricos. Desde niño se caracterizó por su gran generosidad con los pobres. Decía a sus padres: “Sería un pecado no repartir mucho siendo que Dios nos ha dado tanto”. Se ordenó sacerdote y, al morir sus padres atendiendo a los pobres de una epidemia, quedó heredero de una inmensa fortuna que repartió entre los pobres; y se fue de monje a un monasterio. Quiso visitar Tierra Santa y llegó a la ciudad de Mira, donde los obispos y sacerdotes discutían a quién debían elegir como obispo de la ciudad. A fin dijeron: “Elegiremos al próximo sacerdote que entre en el templo”. Y en ese momento, sin saberlo, entró Nicolás y por aclamación fue elegido obispo.

Caridad y justicia

Se cuentan infinidad de actos de caridad y justicia del santo. Con frecuencia pintan junto a él a una joven, porque en su ciudad había un  anciano muy pobre con tres hijas a las que no lograba casar. Durante tres días, el santo echó cada noche una bolsa llena de monedas de oro y el anciano logró que sus hijas casaran. En otra ocasión, iban a condenar injustamente a tres amigos suyos que se encontraban lejos. Ellos rezaron pidiendo la intercesión de su amigo obispo. Y esa noche, el santo se apareció en sueños al juez y le dijo que no podía condenar a tres inocentes. El emperador Licinio decretó una persecución contra los cristianos y Nicolás fue encarcelado. Pero siguió aprovechando cualquier ocasión para enseñar la religión y anunciar el nombre de Cristo a cuantos trataban con él. Más tarde llegó el emperador Constantino y lo liberó junto a los demás prisioneros cristianos.

Devoción alrededor del mundo

Durante la herejía de Arrio, que decía que Jesús no es Dios, Nicolás se opuso con toda su sabiduría y no permitió que los arrianos entraran en Mira. Murió el 6 de diciembre del año 345. En Oriente lo llaman Nicolás de Mira, pero, en Occidente, Nicolás de Bari porque cuando los mahometanos invadieron Turquía, un grupo de cristianos sacó de allí las reliquias del santo y las llevó a la ciudad de Bari, en Italia. En esa ciudad se obtuvieron tan admirables milagros al rezarle que su culto llegó a ser sumamente popular en toda Europa. En Roma, ya en el año 550, habían construido un templo en su honor.

De San Nicolás a Santa Claus

Se cree que empezó alrededor del año 1624. Cuando los inmigrantes holandeses fundaron la ciudad de Nueva Ámsterdam (Nueva York), llevaron con ellos sus costumbres, entre ellos la de Sinterklaas (San Nicolás), su patrono. En 1809, el escritor Washington Irving escribió una sátira en la que deformó al santo holandés en la pronunciación angloparlante Santa Claus. El poeta Clement Clarke Moore publicó en 1823 un poema donde dio cuerpo al actual mito de Santa Claus. Posteriormente, hacia 1863, adquirió la actual fisonomía de gordo barbudo bonachón por medio del dibujante alemán Thomas Nast, quien diseñó este personaje para sus tiras navideñas en Harper’s Weekly.

De Santa Claus a Papá Noel

A mediados del siglo XIX, el Santa Claus estadounidense pasó a Inglaterra y de allí a Francia, donde se fusionó con Bonhomme Noël -de ahí Papá Noel-, quien tenía parecido físico con Santa Claus, pero vestía de blanco con vivos dorados. A finales del siglo XIX, a partir de un anuncio estadounidense de la Lomen Company, se crearía la tradición de que Santa Claus procedía del Polo Norte; y se popularizarían los renos, el trineo…

El mito de Coca-Cola

Ya en el siglo XX, la empresa Coca-Cola encargó al pintor Habdon Sundblom que remodelara la figura de Santa Claus/Papá Noel para hacerlo más humano y creíble. Esta versión data de 1931. Es solo una leyenda urbana la creencia de que el color rojo y blanco de Santa Claus tenga su origen en los anuncios que la marca Coca-Cola, aunque sí es cierto que contribuyeron a la popularización de estos colores y del mito mismo.

¿Te ha interesado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...